(y IV) Ciclos de Miércoles Mompou: música para piano

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
Miquel Farré, piano

________________________CUARTO CONCIERTO____________________________
PESSEBRES

    Pesebres en catalán, subtitulado en francés como Créches y que hemos de traducir como Belenes o Nacimientos, nacen entre los años de 1914 y 1917, siendo así de las primeras páginas de Federico Mompou. Reducidos a tres números - en un principio hubo dos más, titulados Nieve de harina y Ríos de papel de plata- , se trata de nuevas impresiones musicales del compositor en tomo a la Navidad y la familiar costumbre de cantar villancicos ante las figuras del Pesebre.

I. Dansa
    Una danza abre la colección. Sobre un ritmo igual, tranquilament, surge el primer tema, amable, acariciador, variado en su desarrollo pero siempre caracterizado por una tranquilidad expresiva a la que opone cierto contraste el segundo tema de la sección central de la forma elemental tripartita.

II. L 'ermita
    El segundo de los Pesebres, titulado L 'ermita, su representación gráfica fue debida a la mano del pintor José Mompou, hermano de nuestro músico; es una ermita pequeña, alguna de las numerosas que existen en la región catalana, cuyo dibujo fue tomado como ex libris del compositor en toda su obra. L' ermita, allá por 1908, también dio nombre a un grupo de artistas amigos que se reunían en una buhardilla, donde disponían de un piano de cola... a donde acudiría, pasados los años, Eugenio d'Ors. Un Lent quiere traducirnos el sonar de unas lejanas campanas... Esta introducción nos conducirá al único tema, tan triste como lleno de melancolía, sugiriéndonos una ermita tan hermosa como delicada.

III. El pastor
    Es simplemente la interpretación idealizada de una de las principales figuras de todo Nacimiento navideño. Página también monotemática, dentro de un Moderato subrayado como indiferent, se expone, aislado, el único tema, bucólico claro está, muy simple, diríase que confiado a un flaviol, dentro del corto ámbito de una octava. Consecuencia de este tema es El pastor por entero.

TROIS VARIATIONS

    1921 es la fecha de esta obra. El padre de Federico Mompou admiraba la carrera militar y llevaba a su hijo todos los domingos a una misa... en la que había soldados que tocaban unas trompetas..., me recordó un día el compositor. La página, de muy reducidas proporciones, trata un tema en tres modificaciones que, aunque arropado de distinta manera, siempre resulta perfectamente reconocible.

Thème
    El Tema es personal de Mompou, y su sencilla exposición, desprovista de todo aditamento, sus solas notas, es un a modo de relato triste, caracterizado por un indicado Simplement. Es pórtico de la obra.

Les soldats
    Algo más movido el tempo, un Temps de marche caracteriza la primera de las Tres variaciones. La sonoridad aparece atenuada, lejana finalmente, momento en que, tomando la última nota del tema, evoca el sonar de una corneta militar que se aleja. Los soldados, la delicada marcialidad de aquella recordada ceremonia religiosa, sus toques militares, flotan en el recuerdo...

Courtoisie
    Cortesía, la segunda de estas Tres variaciones, de Federico Mompou, se caracteriza con un expresivo Très aimable inicial, a observar para el momento entero. Su elegancia se halla contenida dentro de un ritmo cortesano, un vals lento, baile galante, fuertemente sublimado por el acento mompouiano y que en sus postreros compases desdobla un juego polifónico de poderoso atractivo.

Nocturne
    Primero se llamó El sapo, luego La rana y definitivamente Nocturno. Esta tercera variación es la de mayor ambición desde un punto de vista instrumental. En efecto, el Tema se acompaña por dibujos arpegiados de cierto vuelo, aun cuando jamás deberemos acercarnos a un virtuosismo inapropiado. En el silencio de la noche figuró como leyenda de alguna edición antigua de esta obra. Su ambiente es claramente el de un Nocturno, diríamos que hasta chopiniano por su factura... A señalar esas dos sorprendentes notas, seis veces repetidas, que nos acercan el suave grito de la lechuza en la paz nocturna. .., que apenas existe, que creemos escucharlo en la irrealidad...

FÊTES LOINTAINES

    1920 y 1921, fecha de escritura de Fêtes lointaines, es la misma que la de Charmes y Canción y Danza I, y aunque su subtítulo nos aclare tratarse de Six pièces pour piano, su estimación en bloque es un deseo del compositor, así declarado en el fondo de su primera página: Unir las seis piezas, unas a otras, en la mayor medida posible. Con Fiestas lejanas, nuestro músico admirado reitera su querida afición de recordar desde el piano ruidos lejanos, ecos, lejanías, y su mensaje expresivo por entero está así concebido dentro de este sentido evocador de las cosas. No son por lo tanto unas Fiestas determinadas, sino un intento de aproximarnos a su personal recuerdo de algunas populares, sugeridas e irreales.

I.

Sobre un fondo de campanas escucharemos un triste tema, Calme, a lo que se opone la alegría de la rítmica ternaria del inmediato Gai, secciones que serán reiteradas con desenvoltura antes de pasar al Rythmé de la danza final.

II.
    El segundo número de Fiestas lejanas se inicia con un Vif de ágil luminosidad festiva, tintado por cierta melancolía del diseño siguiente que, como el anterior, parece referido a canciones o cosas infantiles. Es muy bella la suspensión final de sus tres armonías...

III.
    Con similar sencillez y hasta similar asunto infantil, la tercera de las Fêtes lointaines nos recuerda corros y niños que se alejan en cadencias tristes y melancólicas, poderosamente evocadoras, con tres elementos temáticos extendidos sobre el progresivo aminorar del aire.

IV.
    Bullicioso, alegre y brillante, el inicial Vif delcuarto número de la colección de Fiestas será contrastado, atenuado, en el inmediato Poco meno olvidado en la edición, cuando el ritmo se indica como temario, momento de contenido lírico muy evocador en su final.

V.
    Es el quinto el número de mayor extensión de los seis que conforman Fêtes lointaines. Se abre con la alusión a un solemne cortejo de un Lentement, al que se opondrá el Très gai, de luminosa alegría, cuya postrera alusión es delicada coda del momento.

VI.
    Campanas, bullicio, alegría que parece extinguirse y vuelve de nuevo en el recuerdo lejano o cercano, es la impresión recogida en el sexto número y final de Fiestas lejanas, corta rúbrica de la serie, de carácter monotemático, el todo derivado de un corto germen.

CANCIONES y DANZAS

XIII.
    Cuando parecía cerrado el capítulo de las Canciones y Danzas, de Federico Mompou, hacia 1972 nos ofrecerá la XIII, pero esta vez dictándola para la guitarra. La transcripción pianística       - personalmente desconocida-  es debida a Antonio Besses.

XIV.
    En 1979 será editada la Canción y Danza XIV; de nuevo para el piano y que bien podríamos estimar como compendio de la personalísima manera: una Canción dentro de un Moderato-cantabile adscrita al procedimiento dialogante y expresivo en grado sumo, recuerdo de tantas cosas anteriores... Lo mismo cabe admitir al referirse a la Danza, ágil, graciosa, perfectamente estructurada, algo que con la constante inclusión de los aludidos armónicos confieren personalidad acusada en sus dos grandes secciones y en el vigor de la corta coda.

XV.
    Será el órgano el instrumento que merece la inspiración de Federico Mompou en la todavía reciente Canción y Danza XV. Como la XIII, Antonio Besses la trasladará al piano en una hasta ahora desconocida versión.

SOUVENIRS DE L 'EXPOSITION
    Fueron escritos en 1937 con ocasión de la Exposición Universal de París del mismo año. Marietti (Max Eschig) encargó entonces un álbum de piezas a destacados compositores franceses y extranjeros, dedicándolo a Marguerite Long, a la vez que festejando el evento parisino con una música escrita sobre algunos de sus componentes, tales la montaña rusa, la bailarina de los leones, etc. España quedó representada por Mompou (con estos Recuerdos de la Exposición) y por Ernesto Halffter (con su graciosa Espagnolade). Consecuentemente, el carácter descriptivo impera en general en este volumen intitulado Parc d'Atractions.

I. Entrée
    Los Souvenirs de l'Exposition, de Federico Mompou, se abren con una Entrada que, con soltura y desenfado, nos hace penetrar alegres en el recinto de la Feria, con la curiosidad natural que se traduce en la partitura por las preguntas y respuestas de un solo tema.

II. Tableaux de statistiques
    El segundo momento de los Souvenirs trata de acercarnos a esos paneles llenos de datos y cifras. Con pesadez reclama la partitura para reflejar con el compositor aquellos informes abrumadores acerca de la producción del acero, ganado, etc. A la levedad de la anterior Entrée se opone aquí un cansancio que no abandona un cierto anhelo.

III. Planétaire
    Nos introducimos -lejano y misterioso y muy envuelto, son indicaciones de la partitura-  dentro de la bóveda, en la que podemos contemplar la proyección circular del mundo astral del firmamento en movimiento..., nueva alusión a lo irreal, lo desconocido, el misterio o la emoción...

IV. Pavillon de l'élégance
    El número final de los Recuerdos de la Exposición de París nos lleva de su mano a asistir a un desfile de modelos, cuya elegancia es traducida por el dibujo inicial de estos pentagramas, que canta limpiamente con el arpegiado que lo rubrica, dentro de un Calmo y muy expresivo. En seguida llegaremos a un fastidioso todavía números, porque nuestro compositor, aún allí, volvía a sentirse abrumado por las estadísticas, ahora referidas al algodón y la seda...

VARIACIONES SOBRE UN TEMA DE CHOPIN

    Pasamos a referirnos a una de las obras más bellas del piano de Federico Mompou. Nacieron de una idea de Gaspar Cassadó, en París, alrededor de 1938... Lógicamente, entonces, el proyecto (que no pasó de un proyecto) se refería a unas Variaciones para Violonchelo y Piano sobre el tema del Preludio núm. 7 de Chopin. Nuestro compositor realizó tres o cuatro variaciones - tengo la dicha de poseer un original de ellas- , y... el tiempo transcurrió, hasta llegar a su definitiva redacción, entre los años 1938 y 1957. A diferencia de aquellas Tres variaciones de 1921 que no modificaban el tema, éstas de ahora lo transforman sometiéndolo a muy diversas fórmulas compositivas, muy contrastadas entre sí, escritas sobre un piano magnífico. El recuerdo de Schumann no significa apenas nada ante la cercanía de ese amado Chopin - con la alusión a sus Valses, Mazurcas o Preludios- , tan admirado como para extenderse en la cita de su misma Fantasía-Impromptu, dentro de un paralelismo estético realmente logrado, admirable. Son doce estas Variaciones, precedidas del Tema y concluidas con un Epílogo.

Tema
    Es la reproducción exacta del Preludio núm. 7 de Chopin. El autor ha querido exponerlo respetando su originalidad, para desprender de ella todo cuanto va a seguir derivado de su inspiración.

I. Tranquilo e molto amabile
    Muy semejante al mismo tema, su tonalidad y clima se ratifican en una misma extensión, aunque intensificadas sus armonías con notas extrañas añadidas que nos dan el sello mompouiano bien reconocible.

II. Gracioso
    Ratificada la tonalidad principal, su sesgo es elegante, por lo que toda precipitación será inconveniente, sin que ello quiera decir nada acerca de las importantes modificaciones leves del tempo.

III. Para la mano izquierda
    En esta III Variación la modificación del todo es ya muy sensible: cambia la tonalidad, el clima sonoro y hasta la misma mecánica pianística: para la mano izquierda. Su reclamado molto cantabile e espress, ha de tender hacia la obtención de una tristeza para su carácter, de una desolación muy cierta.

IV. Espressivo
    Ya en esta IV Variación nos alejamos mucho más del tema. Su ritmo es binario y su sentido de diálogo resulta evidente merced al establecimiento de dos voces. El poco più mosso central es contraste, manteniendo aquel dialogar e introduciendo alguna evocación popular.

V. T o  di Mazurka

    La querida mazurca de Chopin - quien supo elevarla tanto-  nos la acerca aquí Federico Mompou en esta V Variación, por lo que se vuelve al ritmo temario básico y a la tonalidad principal. El germen breve que nos da el Tempo di Mazurca es generador de un todo, revestido por su trazo gracioso, elegante, de peculiarísima rítmica.

VI. Recitarivo
    Se opone aquí un relato de cosas tiernas, atormentadas, confrontadas con la sencillez y la elegancia anterior. Es un interesante trabajo temático de cambiante carácter que culmina en ese patetismo de las octavas, de grandiosos contornos que progresivamente van a atenuarse delicada y dolorosamente en el postrer pianissimo.

VII. Allegro leggiero
    Nos alejamos más y más del tema. El recuerdo de Schumann es muy notorio (en concreto, su IX Variación de sus Estudios sinfónicos). Su corte virtuosista no mengua una elegancia que ya se inicia con la retención deseada de sus tres primeras pulsaciones.

VIII. Andante dolce e espressivo
   Todoel fragmento es consecuencia de los dos elementos, melódico y rítmico, contenidos en su misma iniciación. El recuerdo temático es lejano, debido a una distinta fisonomía..., acercándose más en su sección central. La alusión a los Preludios chopinianos es muy fuerte.

IX. Valse
    Las mismas notas del tema se inscriben ahora dentro del ritmo de un Vals - exaltado como la Mazurca por Chopin- , volviéndose al aire y tonalidad originales con dos claras y oportunísimas modulaciones. El Vals chopiniano, tintado por las más claras esencias mompouianas, se transforma virilmente en momentos, el todo revestido por la consustancial elegancia del general contorno.

X. Evocation
    Su inherente nostalgia, una delicada emoción, entremezcla a la perfección esencias derivadas del propio original y del trabajo transformador. Es otro de los momentos más hermosos de la hermosa obra. Un conmovedor Cantabile molto espressivo no nos abrumará tanto como para dejar de reconocer la Evocación del característico momento central de la Fantasía-Impromptu, de Chopin, en un pleno acierto de referencia oportuna, rompiendo con valentía la factura de la total obra.

XI. Lento, dolce e legato
    Su rítmica curiosa, muy difícil de traducir, es preciso asimilarla a la perfección en su más auténtica línea; con su mano grande, no había dificultad traductora para el propio Federico Mompou, que podría realizar los ataques simultáneos sin esfuerzo alguno. El discurso, en todo caso, habrá de ser normal, sin violencia, para lograr un anhelo que culminará en el mayor apasionamiento.

XII. Galope
    Es un claro momento de bravura que, desdoblando las notas esenciales del tema, las apoya de distinta forma para ofrecernos un Galope de cierta rapidez, especie de estudio virtuosista, en ocasiones hasta vertiginoso, que cerrará brillantísimamente las Variaciones.

Epílogo
    Ningún final más adecuado para la delicadeza general que impera en el transcurso de la obra entera... Rehuyendo la brillantez del anterior Galope, el autor quiere refugiarse en este Epílogo evocador, sutil y alquitarado, que alude, sí, directamente al Tema, con la excepción de los tres compases postreros, en el exquisito recuerdo del Preludio origen del todo.

      1. Federico Mompou (1893-1987)
      1. Pessebres
      2. Trois variations
      3. Fêtes lointaines (Six pièces pour piano)
      4. Canción y danza XIII (arreglo A. Besses)
      5. Canción y danza XIV
      6. Canción y danza XV (arreglo A. Besses)
      7. Souvenirs de l'exposition
      8. Variations sur un thème de Chopin