(III) Ciclos de Miércoles Boccherini, música de cámara

(III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Cassadó . Víctor Martín y Domingo Tomás Bayona, violín. Emilio Mateu, viola. Pedro Corostola, violonchelo
Dimitri Furnadjiev, violonchelo

TERCER CONCIERTO___________________________________________________

Quintetos con dos violonchelos

Como ya se ha dicho al repasar la biografía de Boccherini, en la orquesta particular del infante Don Luis actuaban cuatro excelentes instrumentistas de arco: Francisco Font y sus hijos Antonio, Pablo y Juan. Formaban un cuarteto que con frecuencia actuaba para deleite de Don Luis y de sus numerosos invitados (artistas y personajes de la vida cultural madrileña que se reunían con frecuencia en el palacio).

Cuando Boccherini conoció a los Font quiso hacer música con ellos pero sin que nadie tuviese que cederle el puesto. Así nacieron los quintetos con dos violonchelos, inaugurando un género hasta entonces desconocido y que habría de dar obras maestras como el famoso Quinteto de Schubert.

En el exilio de Arenas, Boccherini se dedicó a la producción en serie de quintetos, al mismo tiempo que no olvidaba otros géneros de música de cámara para cuerdas.

Las dos primeras series de quintetos con dos violonchelos, Op. 10 y 11, catalogadas por Boccherini como «grandes», son obras de un compositor de veintiocho años, autor ya de una más que modesta producción de tríos y cuartetos.

Los primeros tres quintetos de la Op. 10 constan de cuatro tiempos, según el esquema: rápido-lento-rápido-lento. La segunda mitad de dicha Opus está integrada por quintetos de tres movimientos basados en distintas fórmulas: el 4º es el único que presenta un allegro inicial, aunque esté precedido por un adagio introductivo y un rondó final. Los dos siguientes se articulan como las sonatas a la antigua: lento-rápido-rápido, con la diferencia de que el nº 5 acaba con un allegretto en forma sonata, mientras el nº 6 con un minuetto con variaciones.
Comienza este último quinteto con una Pastoral, a modo de siciliana, de carácter dulce. Hay en él dos temas; el segundo, a cargo del violín, de serenidad agreste, va haciéndose más insinuante y apasionado, como representando el tránsito desde el mundo de la naturaleza al mundo de los sentimientos.

La atmósfera soñadora se interrumpe con el «Allegro maestoso», en el que la actividad temática se hace mucho más concreta. Al primer tema, una especie de parodia militar, se junta otro más alegre y fluido; surgen luego plásticas imágenes de los violonchelos, desembocándose en una amalgama sonora en fortísimo de los cinco instrumentos, como si de un «tutti» orquestal se tratase.

      1. Luigi Boccherini (1743-1805)
      1. Quinteto en Do menor, Op. 10, nº 3 (Op. 12, nº 3), G. 267
      2. Quinteto en Do mayor, Op. 10, nº 4 (Op. 12, nº 4), G. 268
      3. Quinteto en Mi bemol mayor, Op. 10, nº 5 (Op. 12, nº 5), G. 269
      4. Quinteto en Re mayor, Op. 10, nº 6 (Op. 12, nº 6), G. 270