(III) Conciertos del Sábado Música para tecla, arpa y vihuela

(III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Nuria Llopis Areny, arpa. Juan Carlos de Mulder, vihuela. Presentación Ríos, órgano positivo

En este concierto intervienen los tres instrumentos que dan nombre al ciclo. Y lo harán en diferentes combinaciones. Una vez tañerá cada uno a solo: El vihuelista tocará la Fantasía y la Pavana del valenciano Luis Milán, la organista una de las glosas de Cabezón sobre canciones de Crecquillon, el ilustre franco-flamenco que tanto gustaba en toda Europa ("Prenez pitié"), y la arpista la tercera de las piezas del inglés Dowland, la que lleva su propio nombre incoporado al título de la misma.

En otras ocasiones tañerán a dos (arpa y órgano, vihuela y arpa, órgano y vihuela, o viceversa), y en otras a tres, como en los "Capricci" del italiano Vicenzo Ruffo, publicados en 1564, cuyo título genérico lleva incorporado el que son a tres voces. Pero los tañedores de este concierto prefieren que no especifiquemos en qué otros momentos tocan a tres, o a dos, porque han buscado deliberadamente cambiar los papeles que presumiblemente debería adoptar cada instrumento según el género y el tipo de música interpretada, y con ello sorprender al público y dar al concierto un aire de mayor flexibilidad improvisatoria, tal y como presumiblemente se hacía en aquella época.

Por estas razones hemos permitido que dejen también en ambigua indeterminación algunas de las obras elegidas: "Tres piezas isabelinas" inglesas, pero ¿cuáles?; o Dos recercadas de Diego Ortiz... Se intenta con ello que el oyente adopte una actitud diferente a la del público decimonónico (del cual somos todos herederos), que quiere saber todos los detalles de autores, obras, versiones, actitud que no existía en el Renacimiento, época en lo que primaba era el gozo de escuchar, y no tanto el de "saber".

Además de incursiones italianas o inglesas, con las consabidas glosas a canciones franco-flamencas del inevitable Crecquillon, o de Arcadelt ("O felici occhi miei", madrigal que también interesó a nuestro Diego Ortiz), o de Gombert (el músico favorito del Emperador Carlos V, quien en esta ocasión hace música sobre un viejo villancico hispánico, el Canto del Caballero que no dejó insensibles a Cabezón, o a Lope de Vega: "El caballero de Olmedo"), los intérpretes terminan con una obra del sevillano Correa de Araujo, publicada ya en 1626 en su Libro de tientos y discursos... intitulado Facultad orgánica. Pero se trata de una canción más antigua, muy popular también en el XVI.

      1. Vincenzo Ruffo (1510-1587)
      1. Capriccio sopra "La Gamba"
      1. Thomas Crecquillon (1500-1567)
      1. "Ung gay bergier" (Venegas)
      1. Tres piezas isabelinas
      1. Vincenzo Ruffo
      1. Capriccio a tre "La Piva"
      1. Luis de Milán (1500-1561)
      1. Fantasía y Pavana
      1. Antonio de Cabezón (1510-1566)
      2. Thomas Crecquillon
      1. "Prenez pitié" (glosa de Crecquillon)
      1. Diego Ortiz (1510-1570)
      1. Dos recercadas
      1. John Dowland (1563-1626)
      1. My Lord Willoughby's welcome home
      2. Lacrimae pavin
      3. Dowland's midnight
      1. Thomas Robinson (1589-1609)
      1. Passamezzo galliard
      1. Vincenzo Ruffo
      1. Capriccio sopra "O felice occhi miei", de Arcadelt
      1. Nicolas Gombert (c. 1495-c. 1560)
      1. Decidle al Caballero (Cancionero de Upsala)
      1. Antonio de Cabezón
      1. Diferencias sobre el "Canto llano del cavallero" (de Obras de música para Tecla, Arpa y Vihuelay puestas en cifra por Hernando de Cabezón. Madrid, 1578)
      1. Francisco Correa de Arauxo (1584-1654)
      1. "Todo el mundo en general"