(II) Ciclos de Miércoles III Ciclo de música española del siglo XX

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Carmen Bustamante, soprano. Ángel Soler Renales, piano

NOTAS AL PROGRAMA

Por Xavier Montsalvatge

La canción de cámara de los compositores catalanes, representados en este programa por nueve nombres, revela factores aglutinantes que van más allá de la unidad lingüística y que alcanzan a darle un perfil propio sin que por ello quede desdibujada la personalidad, orientación o tendencia de cada uno de estos autores, no todos de la misma generación.

No es arriesgado afirmar que la singularidad de las canciones aquí reunidas, en buena parte arranca o es consecuencia más o menos alejada del fenómeno del modernismo catalán, que tanta fuerza tuvo a principios de nuestro siglo en todos los parámetros del arte. Figuras como las de Morera, Millet o Lamote de Grignon, eran auténticos protagonistas de aquel impulso renovador y de ruptura con los gustos imperantes en su época que, en la parcela de la música, fue determinada por la exaltación de las tradiciones autóctonas y, al propio tiempo, la europeización que se les infundió como consecuencia de la intensa influencia que ejercieron entonces las tendencias post-románticas germánicas y de la escuela nacionalista nórdica.

Esto explica que, paralelamente a la investigación, adopción y cultivo de la canción popular (fue el gran momento de las corales que proliferaron en torno al Orfeó Català, y de la polarización de las iniciativas musicales en el Palau de la Música Catalana inaugurado en 1908, obra máximamente representativa del florescente modernismo arquitectónico de Domenech Montaner) naciera la voluntad de superar la etapa folklórica para dar a la música catalana un alcance más trascendente y universalizador, objetivo prioritario de Felipe Pedrell, no alcanzado -prácticamente- por éste, debido a la enorme carga cultural germánica y, paradójicamente, italianista que gravitó sobre su obra creativa.

Sin embargo, el ejemplo teórico de Pedrell marcó profundamente y determinó la actitud de los compositores que le sucedieron, incluso la de quien se manifestó, al menos dialécticamente, como el más acérrimo opositor a sus teorías, el violento antipedrelliano Enrique Morera.

Lo cierto es que si por un lado los músicos catalanes de la generación de Morera parecían definirse con la composición de sardanas, armonizaciones y glosas de las canciones populares, el substrato lírico de estas melodías fue progresivamente sutilizándose hasta constituir un elemento real, pero casi inaprensible, cuando realizaron aquellas obras a las que quisieron dar un sentido más afín al proceso renovador de la música europea en general.

Esta postura, evidentemente sincera y exenta de cualquier mimetismo especulativo, se manifiesta tímidamente en los autores insertos de pleno en la revulsión del modernismo, pero no tarda en acentuarse y diferenciarse; palidece el influjo de las nebulosidades wagnerianas y empieza en el ánimo de los liquidadores de aquella tendencia, cuando se expresan con obras líricas, la aproximación a nuevas perspectivas, a horizontes de mayor claridad y mesuradas proporciones. Y en su música comienza -a infiltrarse imperceptiblemente la huella de Schumann, vagamente la de Grieg y finalmente, de una forma más evanescente y circunstancial, la de Fauré y los pre-impresionistas.

A partir de aquí, y por lo que se refiere a las canciones de los autores de la generación más próxima, incluidas en este recital, ya resulta más difícil determinar las constantes que les han impulsado a la composición de esta música. Son probablemente menos concretas que las asumidas anterior- mente y más cautelosas porque la crisis y tergiversación de los diferentes ismos, precipitadamente multiplicados, nos han vuelto a todos más escépticos y dubitativos cara a cualquier estética, en la que vemos siempre una doble cara: su vigencia y atracción por un lado, y su debilidad y destino, tarde o temprano perecedero, por el otro.

Así nos hallamos ante unos compositores más independientes y mucho más preocupados por encontrarse a sí mismos. En sus canciones las influencias extrañas quedan considerablemente diluidas. Este es el caso, por ejemplo, de Manuel Blancafort, que refleja sólo pálidamente su adhesión a la corriente de claridad liberada del morbo romántico preconizada por los franceses de su misma generación, los postravelianos, o el de Eduardo Toldrá, tan exquisitamente personal sin necesidad de inventar nada nuevo ni de asirse incondicionalmente a la tradición.

En definitiva, este programa, que abarca más de medio siglo en la evolución de la canción de cámara catalana, presenta en sus variantes un factor común que sitúa a sus autores en el área concreta de una lírica con fisonomía particular y propia de una cultura que, aún admitiendo que tiene diferentes ramificaciones en consonancia con otra realidad musical del presente, tan rica en novedades y originalidad a ultranza, no puede prescindir de estas manifestaciones evocadoras de su pasado, sin que ello suponga más que la existencia de un hondo, entrañable e irrenunciable vínculo espiritual.

d
ENRIQUE MORERA
Enrique Morera (1865-1940). Fue el más conspicuo de los músicos del modernismo catalán, creador, junto con Santiago Rusiñol de las Festes Modernistes de Sitges, en 1892. Autor prolífico de varias óperas, mucha música para la escena, instrumental y coral, cuenta en su catálogo con cerca de medio centenar de canciones. Se interesó mucho por las melodías de un populismo urbano e inspirándose en las que interpretaban en su época los pobres cantantes ambulantes y con el propósito de darles una mayor entidad, compuso la colección de seis Cançons de carrer para canto y guitarra con textos de J. M. de Sagarra, que fueron estrenadas en Gerona, en 1926, por la liederista Mercedes Plantada acompañada por Regino Sainz de la Maza. Hizo también una versión para canto y piano a la que pertenecen Clavell del balcó y L'Oreneta.

d JOAQUIN SALVAT
Joaquín Salvat (1903-1939). Fue discípulo de Morera pero en sus composiciones (un cuarteto de cuerda, una sonata para piano y unas pocas canciones) se manifestó considerablemente distanciado de la influencia de su maestro, con inclinaciones hacia la fluidez impresionista de los franceses. Muerto en plena juventud no llegó a definir claramente su estilo aunque se adivina en su obra una sensibilidad finamente cultivada. De él son representativas La Jungfrau por su intención evocadora, y Cançó del capvespre, sobre una poesía de J. Mª de Sagarra.


d MANUEL BLANCAFORT
Manuel Blancafort (1897). Es uno de los compositores catalanes más representativos de la apertura a las corrientes musicales europeas y sobre todo francesas que privaron en los años veinte. El estreno en París de su suite El parque de atracciones por el pianista Ricardo Viñés fue el punto de partida de su labor compositiva que, a través de varias partituras sinfónicas, dos conciertos para piano, una cantata y numerosas piezas de cámara, instrumentales y vocales, evolucionó hacia un estilo de simplicidad y llaneza, no falto de un refinamiento poético y de unas connotaciones autóctonas que en realidad siempre han estado presentes en su obra. De esta última manera expresiva son significativos ejemplos L'ora a l'alba y el luminoso Joc, donde no faltan delicadas alusiones de resonancia popular .


d LUIS Mª MILLET
Luis Mª Millet (1906). Formado en el ambiente y escuela del Orfeó Català, del que fue director durante 31 años, a partir de 1946, paralelamente a su permanente e intensa dedicación a su labor al frente de la masa coral ya una constante actividad pedagógica, ha compuesto gran número de obras, casi todas de carácter polifónico -música religiosa y cantatas- así como canciones. El año pasado, el Orfeó Català le dedicó un homenaje editando un cuaderno que incluye 18 canciones para voz y piano. A esta publicación pertenecen La noia torna del molí, melodía y acompañamiento pianístico de extrema sencillez y de intenso aroma popular, cuyo texto es del propio Millet, y El goig perdut, sobre una poesía de Juan Mª Guasch, también de una alada transparencia lírica.


d LUIS MILLET
Lluis Millet (1867-1941). Fundador y director del Orfeó Català hasta poco antes de morir, su vida fue íntegramente volcada al desarrollo esplendoroso de la primera coral catalana que incorporó a su repertorio las grandes cantatas y oratorios clásicos. Fue también un pedagogo ejemplar y un músico íntegro de la etapa modernista. Aunque compuso Catalanesques, una suite para orquesta, toda su producción creativa, no muy abundante, fue dedicada casi exclusivamente a la canción en todos sus aspectos, coral, a capella, para voz con acompañamiento de órgano o piano, piezas religiosas y glosas populares. Sospirs sobre una poesía de Verdaguer , y La Balali -texto del propio compositor- son una muestra característica de sus preferencias por las melodías de raíz netamente popular.


d JUAN PICH SANTASUSANA
Juan Pich Santasusana (1911). Aunque la carrera de Juan Pich ha estado orientada primordialmente por la dirección de orquesta y la pedagogía (fue discípulo de Scherchen, director de la Banda Municipal de Barcelona y últimamente, hasta su jubilación, Director del Conservatorio Superior Municipal de Música barcelonés) no ha dejado de cultivar con una cierta asiduidad la composición. Es autor de música sinfónica, de cámara y de un buen número de canciones de muy variado carácter. En ellas se acusa tanto una ágil inventiva melódica como un apoyo armónico y pianístico de considerable riqueza, todo ello en un clima de libertad estilística. Cançó del desig frustrat , con letra de Joan Arús y Del meu ventall, texto de Melchor Font, representan la peculiar estética del compositor .


d JUAN LAMOTE DE GRIGNON
Juan Lamote de Grignon (1872-1949). La personalidad de Juan Lamote fue una de las más vigorosas con que ha contado la música catalana. Al ser nombrado en 1909 director de la Banda Municipal de Barcelona, hizo de este conjunto un elemento de difusión musical de gran alcance, instrumentando modélicamente para la que llamó orquesta de instrumentos de viento, más de un centenar de partituras del gran repertorio clásico, romántico y moderno. Distinguido pedagogo y compositor, representó dentro del área del modernismo la tendencia más abierta y avanzada. Fue autor de varias obras sinfónicas de inspiración romántica y algunas de carácter andalucista. En cambio, en el dominio de la canción se inclinó por los acentos de la melodía genuinamente catalana, ya menudo por la temática religiosa, con preferencia por los textos de Jacinto Verdaguer. Su Cançó de Maria, aunque se basa en una poesía de F. Casas y Amigó, deja entrever esta tendencia. Cap al tard pertenece al ciclo Violetes de 12 canciones sobre textos de Apeles Mestres, el más completo y extenso de su producción lírica que comprende alrededor de 25 obras.

RAFAEL FERRER

Rafael Ferrer (1911). Puede considerarse a Rafael Ferrer como el músico más vinculado con la persona y las orientaciones artísticas de Eduardo Toldrà. Bajo su profesorado se formó como violinista y al ejercer el puesto de concertino en la Orquesta Municipal de Barcelona desde su fundación y hasta la muerte de Toldrà, que fue su primer director, estuvo al frente del conjunto sinfónico barcelonés durante un tiempo, pasando a ser su subdirector. Rafael Ferrer efectúa una labor musical en diversos campos de actividad, entre los que se cuenta la composición, siendo autor de obras diversas, algunas sinfónicas, un Concierto para violín y orquesta, un ballet, piezas para cobla y de cámara y algo más de una docena de canciones. En toda esta obra se adivina al músico de sólida técnica, enemigo de la afectación y preocupado por expresarse con la máxima sinceridad, lo que no perjudica, sino todo lo contrario, la calidad de sus realizaciones. Las dos canciones de este programa son una muestra de su actual producción. Pertenecen al ciclo Foixianes con la letra de J. Y. Foix, compuesto en 1975 y dedicado a Carmen Bustamante. Tanto en Seguir de nit la mar como en Ah! si amb levites de verda llustrina, la agilidad de escritura está en exacta correspondencia con el agudo sentido poético del texto.

EDUARDO TOLDRA

Eduardo Toldrà (1895-1962). Violinista, director de orquesta ilustre, músico integral, Eduardo Toldrà, cuya actividad de compositor pareció mantenerse en un plano secundario, le vemos ahora como un creador auténtico, de una originalidad y distinción incomparable por cuanto supo liberarse de cualquier influencia extraña, imponiendo un estilo propio sin apartarse de la línea tradicional a la que sin embargo infundió nuevas, personales y exquisitas fragancias. Para ello tampoco tuvo necesidad de acudir a las grandes formas sinfónicas aunque dominó como nadie el lenguaje del conjunto instrumental. Fue, en realidad, el genuino compositor de canciones. Su ópera El giravolt de maig se ha dicho con razón que no es más que un dilatado y hermoso Lied, y en el ciclo de canciones con orquesta La rosa als llavis el apoyo instrumental, de refinada factura, ayuda a realzar la belleza y protagonismo de la melodía.
Toldrà, durante toda su vida, aparte de otras obras (entre las que destacan las citadas, una Suite para orquesta, el cuarteto de cuerda Vistes al mar, las piezas Sis Sonets para violín y piano y unas treinta sardanas), compuso siempre canciones, desde que contaba 20 años hasta unos meses antes de su muerte, sumando el conjunto más de 75, algunas reunidas en ciclos como L' ombra de;llledoner de Tomas Garcés, al que pertenece la Cançó de comiat. También con letra de Tomas Garcés compuso la Cançó del'oblit , con texto de J. Camer , Canticel y de T. Catasús, Maig. Todas ellas fueron escritas de 1920 a 1927 y tienen de común una incomparable lozanía melódica realzada por la claridad y elegancia del acompañamiento pianístico.

      1. Enric Morera (1865-1942)
      1. Cançons de carrer: Clavell del balcó (Josep Mª de Sagarra)
      2. Cançons de carrer: L'oreneta (Josep Mª de Sagarra)
      1. Joaquín Salvat (1903-1939)
      1. Cançó del capvespre (Josep Mª de Sagarra)
      2. La Jungfrau
      1. Manuel Blancafort de Roselló (1897-1987)
      1. Lírica catalana: L'hora de l'alba (Tomás Garcés)
      2. Joc (Tomás Garcés)
      1. Lluis María Millet i Millet (1906-1990)
      1. La noia torna del molí (Lluis Mª Millet)
      2. El goig perdut (Joan Mª Guasch)
      1. Lluis Millet i Pagés (1867-1941)
      1. Sospirs (J. Verdaguer)
      2. La Balali (Lluis Millet)
      1. Juan Pich Santasusana (1911-1999)
      1. Cançó del desig frustrat (Joan Arus)
      2. Del meu ventall (Melcior Font)
      1. Juan Lamote de Grignon (1872-1949)
      1. La nit de Nadal: Cançó de Maria (F. Casas i Amigó)
      2. Cap al tard (Apel.les Mestres)
      1. Rafael Ferrer i Fitó (1911-1988)
      1. Foixianas: Seguir, de nit, la mar (J.V.Foix)
      2. Foixianas: Ah!, si amb levites de verda llustrina (J.V. Foix)
      1. Eduard Toldrà (1895-1962)
      1. Cançó de l'oblit (Tomás Garcés)
      2. Canticel (J. Carner)
      3. Maig (Trinitá Catasús) - Seis canciones sobre textos de clásicos castellanos
      4. L'ombra del lledoner: Cançó de comiat (Tomás Garcés)