(y IV) Ciclos de Miércoles Conciertos sobre interpretación contemporánea

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
LIM (Laboratorio de Interpretación Musical). Pedro León, violín. Ricardo Requejo, piano. Joaquín Anaya Garrido, percusión

LlM-Trio. De las tres obras compuestas últimamente con destino al clarinete de Jesús Villa Rojo, cabe decir de la primera de ellas, «Clarinete-Concepto», que su ideación y realización configura un razonamiento a manera de tesis sobre el «estudio de nuevos procedimientos», expuesto por el mencionado clarinetista y compositor en su libro «El clarinete y sus posibilidades».
La segunda obra, «Omaggio a P. P. Pasolini», escrita para clarinete y voz. consistirá en interferir un texto del propio homenajeado, con los valores expresivos del instrumento, obtenidos a través de los mencionados «nuevos procedimientos». Ello constituye la dialéctica interna de la obra.
La razón primordial de este TRIO consiste en abocar al máximo las posibilidades expresivas de cada uno de los instrumentos (clarinete, violín, piano), y hallar un equilibrio entre el valor objetivo que el grupo instrumental me brinda y el juicio, subjetivo, que entraña mi quehacer composicional. El desarrollo de estos acontecimientos configura la obra.

Agustín González Acilu

Clair-obscur para piano y clarinete, obra dedicada a Jesús Villa Rojo, fue compuesta a fines de 1974. Confrontación entre ambos instrumentos: provocaciones, conflictos, acuerdos.
Articulada a partir de células temáticas que le confieren coherencia, la trama musical respira un espíritu libre y espontáneo.
Aun cuando el clarinetista deba hacer uso de un dominio técnico considerable, en momento alguno el virtuosismo deviene finalidad. No habiendo, por otra parte, sentido necesidad especial por el empleo de procedimientos técnicos pianísticos en boga, su escritura no se sale del cauce tradicional.

Félíx Ibarrondo

Variaciones laberinto. Sin conocer en el momento de escribir estas líneas el pensamiento del compositor sobre la obra y juzgando únicamente por la partitura y grabación de la misma, pienso que nos encontramos ante una pieza que ilustra muy claramente algunos aspectos del pensamiento musical de su autor. Carlos Cruz de Castro se ha planteado su quehacer musical y ha buscado dentro de él nuevas formas de escritura, de articulación sonora, de fuentes de producción de sonido y de concreciones formales.
"Variaciones laberinto» participa de todo lo expuesto y puede ser colocada en conexión con otras obras del autor. Así, el aspecto lúdico de la manipulación de la partitura que el intérprete está obligado a hacer y que ya fue puesto de manifiesto por el compositor en «Ajedrez» o «Dominó Klavier». También la implacable lógica de una forma que depende del material empleado y de su articulación, puestos de manifiesto por el autor a partir de «Menaje». Lo mismo podríamos decir en tono torno a una escritura nueva, que es tanto simbólica como expresiva, y que está encaminada a posibilitar la acción del intérprete y la colaboración del mismo sobre un material que el autor propone y el intérprete determina. Desde «Algo para guitarra» a «C-3». pasando por la exacta inexactitud de «Llámalo como quieras», este tipo de mentalidad está presente y se concreta en «Variaciones laberinto» en un intento de romper con los compartimentos estancos de la escritura y la forma. «Variaciones laberinto» vale como una tendencia lúcida del quehacer compositivo de hoy con toda la personalidad que esa problemática adquiere en España y con toda la particularidad que le confiere el hecho de estar vista por Carlos Cruz de Castro.

Tomás Marco

Asi, para clarinete, violín. vibráfono y piano. Música escrita expresamente para el grupo LIM, a quien está dedicada la pieza.
El trabajo consiste en la elaboración de distintas estructuras sonoras, partiendo de los sonidos comprendidos en el ámbito del tritono La natural. Mi bemol, y de las características técnicas y de producción sonora de los instrumentos elegidos. Por otra parte. hemos pretendido darle a esta música un cierto aire de improvisación que sirva para dar unidad formal a la pieza.

Carmelo Alonso Bernaola

Versos
a cuatro es una obra dedicada a Jesús Villa Rojo para quien fue escrita durante los meses de junio y julio del presente año. Se trata de un cuarteto de material heterogéneo. cuyo planteamiento formal está en razón directa de su realización. Su estructura es bastante abierta y es, en este aspecto, el clarinete quien lleva la máxima responsabilidad.
«Versos a cuatro» sigue la línea evolutiva de sus predecesoras como «Omicrón 73», «Grupos de Cámara» y «D'Improvviso».

Angel Oliver

      1. Agustín González Acilu (1929)
      1. LIM trío *
      1. Félix Ibarrondo (1943)
      1. Clair-Obscur *
      1. Carlos Cruz de Castro (1941)
      1. Variaciones laberinto
      1. Cancionero Del Escorial
      1. Carmelo A. Bernaola (1929-2002)
      1. Asi *
      1. Angel Oliver (1937-2005)
      1. Versos a cuatro *
  1. * Estreno absoluto