(I) Ciclos de Miércoles Homenaje a Antonio Machado

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Jose Mª Franco Gil, dirección
Conjunto Instrumental de Madrid

Al son que tocan

Es un encargo de la Fundación Juan March. en homenaje a Antonio Machado en el primer centenario de su nacimiento. Con toda verdad puedo decir que este encargo es uno de los que más feliz me han hecho en mi vida. ya que pocas obras poéticas he sentido más cercanas a mí que la del autor de «Campos de Castilla». Los textos empleados son de dicho libro «El mañana efímero», los «Proverbios y Cantares» números XXIV, L y LII; de «Elogios», «Una España joven» y de «Nuevas Canciones», los «Proverbios y Cantares» números XXIII y XXXII. Todos ellos ofrecen. claro está. una imagen parcial de la obra del poeta. No podría pretender. en una sola composición. abarcar una producción que cuenta entre las más vastas, por ricas, de la poesía castellana. Pero el aspecto de Machado que en ellas se muestra me ha atraído profundamente -aspecto que además correspondía a las sugerencias de quienes me hicieron el encargo-, por adaptarse a las mil maravillas a mis preocupaciones actuales. que lo son desde hace años. Por ello, repito, pocas veces un encargo que yo haya recibido se ha correspondido más estrechamente con mis deseos más íntimos de hacer música. La obra está escrita para órgano hammond (modelo 2017), piano-celesta (un intérprete), arpa, dos percusionistas, tres trompetas, soprano, cuatro bajos y cinta magnética estéreo dos pistas, con un director. Ni la soprano ni los bajos dicen el texto. sino que vocalizan. Los poemas se nos presentan en la cinta, a través de la voz de José Luis Gómez, quien se prestó generosa y amablemente a grabármelos.

La obra está compuesta entre 1974 y 1975 en Ottawa. Montreal. Berlín y Madrid.

Luis de Pablo

Ayer.......soñé que soñaba
Cuando por parte de la Fundación March se me hizo el encargo de escribir una obra homenaje a Antonio Machado, no veía nada clara la orientación que habría de dar al trabajo. En mi opinión, la poesía de Machado posee unas especiales características, y una tal entidad, que hace difícil su unión con la música, por lo menos, en la manera que, generalmente, suele hacerse en tales casos.

Ante mis dudas, y después de pensarlo bastante, opté -como casi siempre suele suceder- por una solución, que podríamos denominar intermedia.

Una selección de estrofas, versos, palabras, etc. elegidos sobre una temática determinada -en este caso «el sueño».., tan querida, y tan presente siempre en la poética de D. Antonio-. funciona por sus propios valores sonoros, y por una organización musical que yo le otorgo, («la poesía es la palabra esencial en el tiempo» ) unida e integrada a un mundo sonoro instrumental, que yo imagino, en este caso, paralelo al mundo poético de Antonio Machado.

Además, de la referida selección, los poemas de «Los sueños dialogados» me sirven de soporte estructural, a través de todo el trabajo.

La obra ha sido escrita para cinco voces. Soprano, mezzo-soprano, contralto, barítono y bajo; y un grupo instrumental formado por: flauta dulce, flauta tenor, obóe, corno inglés, mandolina, bandurria, laud, guitarra española, guitarra baja, vibráfono, lira y marimba, percusión, espineta, violín, viola y violoncello.

Carmelo A. Bernaola

Ecos de Antonio Machado
Imaginaria nº 1)

Al afrontar la responsabilidad de una obra en homenaje a una de las más admirables figuras de la cultura española no he querido musicar simplemente uno de sus textos ni tampoco realizar una obra en abstracto que no tenga mayor relación con Machado que el propio título. He esbozado así una especie de biografía cultural del escritor que está de acuerdo con la intención de algunas de mis obras («Escorial», «Ultramarina», «Autodafé» etc) de encarar la composición como una reflexión sonora sobre los problemas, históricos y actuales, de la cultura española.

He utilizado algunas frases de los escritos de Machado que tocan algunos de sus temas principales: el paisaje como reflejo del hombre hispánico. la España dual, la envidia, los poemas amorosos de sabor popular, las reflexiones de Juan de Mairena, el credo artístico, la muerte... y para ello he utilizado elementos muy naturales: voz humana en su aspecto coral, madera, piedra, metal y el órgano como instrumento muy antiguo y muy moderno dotado de un cierto poder distanciador y litúrgico.

El subtítulo de «Opera imaginaria nº 1» alude al aspecto narrativo de la obra. así como a ciertos movimientos realizados por los cuatro grupos de cantantes para obtener diversas estructuraciones tímbricas y espaciales de la mezcla de voces. No es una obra con desarrollo escénico, pero sí una sugerencia para una particular versión gramática por parte de cada espectador.

La obra se articula en varias secciones -escenas. podríamos decir- que tratan un aspecto concreto de la obra machadiana con una forma propia aunque los elementos sean constantes a lo largo de toda ella. Es una especie de ceremonial austero en homenaje muy sincero a un español que trató esencialmente la problemática de España y que aunque, como otros de su género (Goya, Picasso, Falla, etc.), murió fuera de su país, sólo puede valorarse cabalmente en el contexto de la vida y la cultura española.

Tomás Marco


d

      1. Luis de Pablo (1930)
      1. Al son que tocan *
      1. Carmelo A. Bernaola (1929-2002)
      1. Ayer... Soñe que soñaba *
      1. Tomás Marco (1942)
      1. Ecos de Antonio Machado. Opera imaginaria nº 1 *
  1. * Estreno absoluto