Diego Saavedra Fajardo (1584-1648). Letras, crisis y experiencia europea Ciclos de conferencias ESPAÑOLES EMINENTES

Diego Saavedra Fajardo (1584-1648). Letras, crisis y experiencia europea

  1. Este acto tuvo lugar el
Fernando Bouza

Multimedia

  1. Fernando BouzaFernando Bouza

    (Madrid, 1960) es catedrático en el departamento de Historia Moderna de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. Es miembro del consejo de redacción de Cuadernos de Historia Moderna  y lo ha sido de Reales Sitios, entre otras revistas. Miembro del Consejo Ejecutivo del Instituto de Historia del Libro y de la Lectura y asesor de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SEC). Es autor de Palabra e imagen en la corte. Cultura oral y visual de la nobleza en el Siglo de Oro (2003) y de numerosos artículos en revistas españolas y extranjeras.

De la Murcia natal a la Roma curial y, más tarde, a la M,fcnster de las negociaciones de Westfalia, la ejecutoria de Saavedra Fajardo es una de las más completas y sobresalientes de la España, y aún de la Europa del Barroco. Servidor de la Monarquía de los Austrias como embajador y plenipotenciario, también se le encargaron responsabilidades de gobierno en la corte, donde actuó, aunque brevemente, como miembro del Consejo de Indias. Erudito y perspicaz por naturaleza, recorrió la Europa convulsa de la Guerra de los Treinta Años, internándose en la laberíntica vida de sus cortes cuyos ecos transmite a través de un epistolario extraordinario. Su largo periplo europeo, le permitió conocer, como a pocos españoles de la época, los cambios que se estaban produciendo en la lucha hegemónica internacional. Al tiempo, su condición de hombre práctico en la negociación, incluso desengañado de ella, hizo posible que reflexionara lúcidamente sobre el lugar preeminente que el ideal de reputación exigía para la Monarquía de España. De manera más descarnada, a Saavedra Fajardo tampoco se le escapó lo que de hecho se le reservaba a esa Monarquía en el nuevo escenario continental, Locuras de Europa incluidas.
De entre sus obras como autor merece destacarse, junto a la Corona gótica, su Idea de un príncipe político cristiano representada en cien empresas, publicada en Milán en 1640 y cuyo prólogo está dirigido a Baltasar Carlos de Austria, por entonces heredero de la inmensa Monarquía de Felipe IV. Espejo de príncipes para tiempos de crisis, esta obra es, quizá, una de las cumbres europeas del discurso barroco basado en la percusiva acción combinada de texto e imagen. Buen conocedor de las redes de polemistas al servicio del poder, pintó de manera soberbia la particular sociabilidad de los hombres de letras en su República literaria. Saavedra Fajardo ocupó, en suma, un lugar destacado en la República de las Letras internacional del siglo XVII, aupándole su fama hasta el Parnaso europeo que por entonces se estaba esbozando.