Luis Landero en diálogo con Ángel Basanta Poética y Narrativa Luis Landero

Luis Landero en diálogo con Ángel Basanta

  1. Este acto tuvo lugar el
Luis Landero en diálogo con Ángel Basanta

El escritor Luis Landero (Alburquerque, Badajoz, 1948), reconocido por crítica y público desde su debut con Juegos de la edad tardía (1989), dialoga sobre su trayectoria literaria con el crítico literario Ángel Basanta.

Para Ángel Basanta, Landero es "un autor con mundo literario propio, hecho de inquietudes y obsesiones personales, fecundado por Cervantes y otros fabuladores del 'afán', y enriquecido con elementos autobiográficos literaturizados con pudor. Su concepción de la novela se basa en la construcción del personaje, con su visión del mundo y su discurso apropiado." Ambos participantes conversan en este encuentro sobre la narrativa del autor de Hoy, Júpiter (2007).

Multimedia

  1. Luis LanderoLuis Landero

    Nació en Alburquerque (Badajoz) en 1948. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense, en la actualidad es profesor de Literatura en la Escuela de Arte Dramático de Madrid. Tras su debut literario con Juegos de la edad tardía (del que se editó una edición definitiva con prólogo del autor en 2005), está considerado como uno de los novelistas representativos de la literatura reciente, con títulos como Caballeros de fortuna (1994), El mágico aprendiz (1998), El guitarrista (2002) y, recientemente, Hoy, Jupiter (2007). También es autor de Entre líneas: el cuento o la vida (2000) y de un libro de artículos, ¿Cómo le corto el pelo, caballero?, aparecido en 2004.

  2. Ángel BasantaÁngel Basanta

    Es catedrático de Literatura del Instituto Rey Pastor de Madrid y crítico literario en "El Cultural" de El Mundo. Ha dirigido, con F. Marcos Marín la Historia de la Literatura Española (1980-1982), la Biblioteca Básica de Literatura (1990-1993) y la Nueva Biblioteca Didáctica Anaya (2000-2004). Es autor de libros dedicados a la historia de la novela española: La novela española de nuestra época, Cervantes y la creación de la novela moderna, Baroja o la novela en libertad, además de trabajos críticos sobre novelistas de los últimos años como Torrente Ballester, Luis Mateo Díez, José María Merino, Juan José Millás, Luis Landero, Rafael Chirbes y Almudena Grandes, entre otros. También ha realizado ediciones comentadas del Lazarillo de Tormes, El Quijote, Rinconete y Cortadillo, El casamiento engañoso y Coloquio de los perros, El Buscón, El sombrero de tres picos, etc. Es autor de la edición, estudio y notas del Quijote ilustrado por José Ramón Sánchez. Desde 2010 es presidente de la Asociación Española de Críticos Literarios (AECL).

LECTURA CÓMPLICE DE LUIS LANDERO
Ángel Basanta

    La aparición de Juegos de la edad tardía en 1989 constituyó un hito en la novela española de finales del siglo XX. Aquella "ópera prima" de insólita madurez concitó las mejores críticas, fue reconocida con premios importantes y se convirtió en un éxito editorial. El encumbramiento del autor se ha basado desde sus comienzos hasta hoy en sólidos fundamentos literarios, que nacen de la calidad artística de sus cinco novelas. Y a ello ha contribuido también su capacidad de seducción como narrador oral ante públicos encandilados por la magia de su palabra.

La maestría literaria de Landero se nutre de su voracidad lectora y su pasión por la escritura. Del gusto por oír y contar y después por leer pasó a la necesidad de escribir. En sus novelas, desde Juegos de la edad tardía hasta Hoy, Júpiter (2007), se unen su experiencia de la literatura oral en los años de aprendizaje y su asimilación de la mejor tradición española y europea de novelar, esa herencia cervantina que se dilata con El Quijote, pasa por Flaubert y Galdós, y llega a Kafka y García Márquez, por citar algunos maestros reconocidos por el escritor extremeño.

Es un autor con mundo literario propio, hecho de inquietudes y obsesiones personales, fecundado por Cervantes y otros fabuladores del "afán", y enriquecido con elementos autobiográficos literaturizados con pudor. Su concepción de la novela se basa en la construcción del personaje, con su visión del mundo y su discurso apropiado. Sus personajes son antihéroes de fin de siglo, seres corrientes pero con un punto metafísico, muy representativos del común de los mortales que pugnan por trascender los límites de la condición humana. Encarnan el eterno problema del ser humano condenado a la radical insatisfacción por su capacidad de soñar, sin otra salida que la de astillar sus afanes contra la realidad. Esta crónica de la insatisfacción vital nos golpea con una moderna épica de la derrota en la cual se queman nuestras ansias. Por eso los libros de Landero también nos leen a nosotros.

En su modo singular de interpretar el conflicto entre la realidad y la ficción se fundamenta el núcleo temático de la novelística landeriana, que podemos cifrar en una palabra muy polisémica: el afán. "Ser ante todo uno mismo", es la enseñanza que don Isaías transmitió a Gregorio en la primera novela. "Llegar a ser uno mismo: ésa es la clave del misterio", dice Rodó a Emilio en El guitarrista. Entre las posibilidades de vida latentes en cada persona el afán representa la aventura del ser humano en la realización de un proyecto personal. Y en esta sempiterna derrota de la imaginación descubrimos las huellas del existencialismo literario y filosófico. Por eso las novelas de Landero nos parecen arcos luminosos que se encienden en la noche de nuestras vidas, poniendo el mundo real entre paréntesis. Y encima lo hacen con gracia y humor. Y con un estilo propio, labrado en una prosa de factura clásica, en novelas caudalosas, con múltiples personajes y anécdotas hilvanadas con arte en una trama común regida por el placer de contar.