Paleobiología y evolución del género Homo Aula Abierta ORÍGENES DE LA CIVILIZACIÓN: PERSPECTIVAS EVOLUCIONISTAS

Paleobiología y evolución del género Homo

  1. Este acto tuvo lugar el
José María Bermúdez de Castro

Multimedia

  1. José María Bermúdez de CastroJosé María Bermúdez de Castro

    Es profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y en la actualidad presta sus servicios como coordinador de programa en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) de Burgos, del que fue su primer director entre 2004 y 2012. Entre 1988 y 1990 fue profesor titular de Paleontología en la Universidad Complutense de Madrid.

    Es autor de más de 400 artículos científicos relacionados con el ámbito de la evolución humana, de los que 200 se han publicado en revistas indexadas del  Science Citation Index. También es autor o co-autor de varios libros de ensayo científico. Es codirector del proyecto y de las excavaciones de los yacimientos  de la sierra de Atapuerca desde 1991, además de participar o haber participado en otros proyectos españoles e internacionales.

    Entre los reconocimientos más importantes figura el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y el Premio de Ciencias Sociales y Humanidades de la Comunidad de Castilla y León.

Los yacimientos pleistocenos de la Sierra de Atapuerca (Burgos) han proporcionado una extensa muestra de restos fósiles dos especies pretéritas de homínidos: Homo antecessor y Homo heidelbergensis.

Los restos de Homo antecessor se han recuperado en los yacimientos de la Sima del Elefante y Gran Dolina, en la Trinchera del Ferrocarril de Atapuerca, y su antigüedad se cifra en un rango de edad de entre 1,3 y 0,8 millones de años. La especie Homo heidelbergensis se ha localizado en la Sima de los Huesos del complejo cárstico de Cueva Mayor y su antigüedad máxima se estima en 0,6 millones de años.

Si bien la mayor parte de los estudios sobre evolución humana se centran en conocer la posición filogenética de las diferentes especies de homínidos en el árbol de la evolución humana, la amplia colección de fósiles de homínidos de Atapuerca ha permitido profundizar en el conocimiento de la biología de dos especies "humanas" extinguidas. En particular, la colección de fósiles de la Sima de los Huesos suma ya más de 6.500 restos de una treintena de individuos, que constituyen el 90 por ciento de los fósiles de esta especie europea.

La complejidad del cerebro y la mente de Homo heidelbergensis se refleja en su comportamiento y en su tecnología (Achelense ó Modo 2). Con respecto a su tamaño corporal, podemos afirmar que el coeficiente de encefalización de esta especie era ligeramente inferior al de nuestra especie; aún así, Homo heidelbergensis ya se preocupaba por sus difuntos y tenía capacidades mentales, como la planificación y la estandarización. El estudio pionero de la audición de los homínidos de la Sima de los Huesos ha permitido demostrar que su oído tenían una capacidad máxima a la misma frecuencia que Homo sapiens. Se trata de una prueba indirecta de la capacidad para el lenguaje de esta especie, un rasgo humano muy difícil de demostrar en especies extinguidas. Asimismo, la relación entre la capacidad craneal del recién nacido y el tamaño del canal del parto demuestra que los homínidos de la Sima de los Huesos tenían probablemente menos dificultad para el nacimiento que los neonatos de nuestra especie. El hallazgo de una pelvis completa en la Sima de los Huesos ha sido clave para trabajar en este aspecto de la biología de Homo heidelbergensis, así como para estimar la estatura y el peso corporal de los adultos de la especie. Las evidencias de patologías y la estimación de las edades de muerte y la longevidad de los individuos de la especie completarán los datos que se ofrecerán a los asistentes.

Sobre la especie Homo antecessor es importante analizar las evidencias de canibalismo obtenidas en el estudio de sus restos fósiles y el significado de este comportamiento en la evolución humana.