Estetas Ciclos de conferencias EL LIBREPENSADOR, EL DANDY, EL BOHEMIO Y EL ESTETA

Estetas

  1. Este acto tuvo lugar el
José Carlos Llop

Multimedia

  1. José Carlos LlopJosé Carlos Llop

    Nació en Palma de Mallorca en 1956. Ha publicado casi una decena de libros de poemas, entre los que destacan La tumba etrusca (Premio Anthropos 1991), En el hangar vacío (1995), La oración de Mr. Hyde (2001), La dádiva (2005) y -en catalán- Quartet (2002). Su poesía reunida apareció en 2002 bajo el título Poesía 1974-2001. Posteriormente publicó La avenida de la luz (2007). Asimismo, es autor de cinco volúmenes de Diarios; La estación inmóvil (1990), Champán y sapos (1994), Arsenal (1996) y El Japón en Los Ángeles (1999) y La escafandra (2006); dos libros de relatos: Pasaporte diplomático (1991) y La novela del siglo (Premio NH al mejor libro de cuentos editado en España en 1999); cinco novelas: El informe Stein (1995), La cámara de ámbar (1996), Háblame del tercer hombre (2001), El mensajero de Argel (2005) y París 1940 (2007); además de varias recopilaciones de artículos, traducciones de autores ingleses e introducciones a varias obras de Llorenç Villalonga.

Sabemos que la estética está profundamente relacionada con la belleza y con el arte -que no siempre equivalen a lo mismo. En ocasiones -las menos- el verdadero esteta funda una nueva belleza -deposita su mirada sobre ella y reclama así la atención de los demás; en otras se fundamenta sobre la tradición para recrear su propio canon estético. En el primer caso, sólo algunos -estetas también a su vez- captan y adoptan y propagan esa nueva forma. En el segundo es la sociedad -en su estrato más snobish y huidizo, el de la moda- quien inmediatamente se refleja en esa recreación.

¿Nombres?: cada uno de nosotros tiene su particular santoral. En el mío están Visconti, Beistegui, Praz o Anthony Blunt. Los hay que abarcan desde Manolo Blanik a Peter Greeneway, pasando por Andy Warhol. Pero el esteta, ¿lo es toda la vida (una vida destinada a ser, de algún modo, obra de arte)? ¿O la naturaleza del esteta puede ser efímera? Partiendo de los modelos citados, mi conferencia se centra en una etapa muy poco conocida de Llorenç Villalonga, la de entreguerras.