Calderón y su tiempo Ciclos de conferencias CALDERÓN: SU VIDA, SU OBRA, SU TIEMPO

Calderón y su tiempo

  1. Este acto tuvo lugar el
Antonio Regalado

Multimedia

  1. Antonio RegaladoAntonio Regalado

    Antonio  Regalado es catedrático emérito de la New York University. Licenciado en Historia Moderna y Literatura Comparada (Harvard College) y doctorado en Filología Hispánica (Yale University), ha ejercido la docencia en las universidades de Yale, Columbia y Nueva York. Ha escrito sobre las peregrinaciones a Santiago de Compostela y sobre cuestiones históricas, filosóficas, artísticas y literarias de los siglos XVII, XIX y XX. Entre sus publicaciones que tratan de la relación entre literatura y filosofía cabe mencionar: El siervo y el señor; la dialéctica agónica de Miguel de Unamuno, El laberinto de la razón: Ortega y Heidegger y Calderón: los orígenes de la modernidad en el siglo de oro, dos tomos.


La vida de Pedro Calderón de la Barca transcurrió en un siglo de radicales cambios en el ser histórico del hombre occidental, reflejados en la revolución científica, el pensamiento filosófico, las doctrinas políticas, las instituciones, las costumbres y las artes y las letras. El dramaturgo, testigo del apogeo del poder español y de su declive, sirvió como soldado de caballería, y escribió dramas que revelan un conocimiento de primera mano de la guerra y la milicia, entre ellas las que tratan de grandes victorias de las armas españolas.

Calderón, heredero del nuevo arte dramático forjado por dos brillantes generaciones de dramaturgos, y autor de gran éxito y extendida fama que causó fervor en todos los públicos, desde el populachero hasta el aristocrático, fue agraciado por inmejorables condiciones para ejercitar sin trabas su genio; además del patronazgo del monarca, de la iglesia y del ayuntamiento madrileño le fueron accesibles diversos espacios teatrales, el teatro de palacio, el de los corrales y el de la plaza pública de los autos sacramentales, conjunto único en Europa. Discípulo de los jesuítas, y estudiante en Salamanca, Calderón adquirió una cultura enciclopédica, reflejada en su ingente obra, abierta a todo tipo de cuestiones políticas, sociales, filosóficas, teológicas y morales. El poeta dramaturgo, ordenado sacerdote a los cincuenta años y reconocido por una inmensa capacidad de reflexión,  fue un empedernido taurino, viviendo de joven una vida galante, abundando en incidentes que revelan un carácter atrevido, irreverente, brioso y enquijotado; tan presto a desenvolverse con la pluma como con la espada. En el mundo de sus comedias se entrecruzan el relampagueo de espadas y conceptos, la ira desatada y la agudeza. La vida familiar del dramaturgo se hace sentir en un gran número de obras, protagonizadas por el carácter autoritario del progenitor y la rebeldía del hijo, problemática enlazada con la representación de conflictos que hospedan cuestiones políticas y teológicas.