Semblanza de Wyndham Lewis Ciclos de conferencias RETRATOS

Semblanza de Wyndham Lewis

  1. Este acto tuvo lugar el
Yolanda Morató

Multimedia

  1. Yolanda MoratóYolanda MoratóYolanda Morató es profesora en el departamento de Filología y Traducción en la Universidad Pablo de Olavide. Se licenció en Filología Hispánica (Universidad de Sevilla) y en Filología Inglesa (Universidad de Huelva). Tiene un máster en Literatura del Modernismo inglés (Birkbeck College, Universidad de Londres) y otro en Traducción e Interculturalidad (Universidad de Sevilla). Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Harvard, donde impartió clases (2002-2004) por las que obtuvo cuatro veces consecutivas el premio a la excelencia en la enseñanza que otorga el Derek Bok Center. En 2003-2004, fue asociada del Real Colegio Complutense en EE UU, que le concedió una beca para un proyecto sobre la filosofía decimonónica en la obra de Wyndham Lewis. Ha publicado artículos y traducciones en revistas nacionales e internacionales, entre ellas, la primera autobiografía de Wyndham Lewis, Estallidos y bombardeos, galardonada con el premio de traducción AEDEAN en 2008. En 2010 presentará su tesis doctoral sobre Lewis y la vanguardia.

¿Cómo se define a un genio? ¿Recitando una interminable lista de logros, de descubrimientos, de originalidad a raudales en diversas disciplinas? ¿Empuñando la pluma del biógrafo para demostrar qué razones le llevaron –como a la mayoría de ellos– a comportarse de manera tan hostil, tan castigadora y mordaz con la sociedad que lo rodeaba? La vida y la obra de Wyndham Lewis (1882-1957) se prestan a todo esto pero encierran mucho más: la historia de un precursor en casi todo que quedó relegado a un espacio secundario como si no hubiera significado casi nada; la tenaz empresa de capitanear el arte abstracto geométrico en Inglaterra cuando ondeaba la bandera del Post-impresionismo y las naturalezas muertas eran el último objeto de deseo, y el figurativo cuando la pintura se había rendido al arte abstracto; pero, sobre todo, la visión de futuro de quien se definió a sí mismo como “el Enemigo” para poder continuar con la heroica defensa de la modernidad que desarrolló durante casi cincuenta años hasta el momento de su muerte. Lewis fue uno de los pintores más completos y reconocibles del siglo XX, un novelista ingenioso, un ensayista avispado, pero pagó por sus errores más de lo que recibió por sus triunfos.

Hasta hace una década la mayoría de los estudios sobre el Modernismo anglosajón había dedicado sus cientos de miles de páginas a juzgar una enorme ciudad como Londres e iluminar su complejo macrocosmos a través de unas pocas ventanas en torno a dos plazas del barrio de Bloomsbury. Sin embargo, en número, la población flotante de escritores y artistas que vivían en la capital inglesa durante los años anteriores a la Primera Guerra Mundial era comparable a la que tiene hoy en día Nueva York, y muy superior en calidad si tenemos en cuenta que, además de los pertenecientes al Grupo de Bloomsbury, se codeaban escritores tan importantes como Ezra Pound, T. S. Eliot, Chesterton, H. G. Wells, Aldous Huxley, Wyndham Lewis, Arthur Symons y D. H. Lawrence, por citar los más conocidos. Lewis, hasta hoy el más marginado entre estos nombres, fue en su día uno de los artistas y escritores más rompedores y polémicos. Dentro de la serie de conferencias “Retratos”, ofrecemos una aproximación al universo lewisiano desde tantos puntos de vista como disciplinas empleó el complejo autor.