Amanecer Cine mudo MELODRAMA Y STAR-SYSTEM

Amanecer

  1. Este acto tuvo lugar el
Manuel Hidalgo

Amanecer (Sunrise, EE UU, 1927), de F. W. Murnau, con Janet Gaynor y George O'Brien. (90 minutos)

Presentación: Manuel Hidalgo

Amanecer, primera realización del alemán F.W. Murnau en Hollywood, adaptó una novela de Hermann Sudermann, interpretada por Janet Gaynor y George O´Brien. Combinando drama y comedia, realismo y simbolismo, mostró con virtuosos movimientos de cámara y gran aliento poético la evolución de un esposo infiel desde una relación triangular al “amanecer” de su conciencia al amor, en el marco de una tempestad.

Multimedia

No es hiperbólico afirmar que Amanecer (1927) es una de las capillas sixtinas del séptimo arte y que F.W. Murnau, su director, es uno de los más grandes cineastas de la Historia del Cine. Conocer ya Amanecer es una suerte, pero poder verla por primera vez es un privilegio envidiable, una epifanía.  Murnau había dejado su sello imperecedero en obras maestras del expresionismo alemán como Nosferatu, el vampiro (1922) y El último (1924) –filme meramente mudo, sin intertítulos-, cuando fue llamado a Hollywood para desplegar su talento en teoría con libertad. Amanecer fue su asombrosa respuesta. Basada en un relato, narra el drama de un hombre casado que, seducido por los encantos de una mujer fatal, se ve abocado a matar a su esposa, eso sí, con un turbador sentimiento de culpa y dudas.

Pocos argumentos básicos son nuevos, y éste tampoco lo es. Pero, en buena medida, el prodigio de Amanecer reside en su puesta en escena y en su narrativa visual, plena de atrevimientos formales y, al mismo tiempo, transida de una transparente belleza clásica, deudora de iconografías pictóricas, y destinada a perdurar. Los encuadres, los movimientos de cámara, las exposiciones múltiples, los efectos sonoros –aunque la película sea muda- y el uso intencionado de los intertítulos son algunas de las virtudes que los historiadores señalan como deslumbrantes. Lo de menos es que obtuviera tres Oscar o que, en sentido contrario, su carrera comercial fuera pobre. Lo que cuenta es que Murnau –fallecido cuatro años después en un accidente de coche- consiguió dejar una obra que conmueve, produce goce estético, emociona, interpela y sigue siendo referencia inexcusable.

Manuel Hidalgo

  1. Manuel HidalgoManuel Hidalgo

    Periodista, columnista, novelista, crítico y guionista de cine. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, ha dirigido programas de televisión y trabajado como guionista en las películas La mujer del prójimo (1988) de José Fonseca e Costa, Una mujer bajo la lluvia (1992) de Gerardo Vera, El portero (2000) de Gonzalo Suárez, por la que fue nominado al Premio Goya al mejor guion adaptado, y Grandes ocasiones (1998), Nubes de verano (2004) y Mujeres en el parque (2006), las tres del director Felipe Vega.

    Ha escrito ensayos sobre cine: El último austrohúngaro: conversaciones con Berlanga (1981), Carlos Saura (1981), Fernando Fernán Gómez (1981), Francisco Rabal: un caso bastante excepcional (1985), Pablo G. del Amo, montador de sueños (1987), El testigo indiscreto (2005), El Cid: mátalo tú (el amor) (2006) y El banquete de los genios. Un homenaje a Luis Buñuel (2013, 2019).

    Es además autor de relatos y novelas, entre estos: El pecador impecable, Todos vosotros, Azucena, que juega al tenis, La infanta baila, Días de agosto, El hombre Malo estaba allíCuentos pendientes, Otro finalLo que el aire mueve, por la que obtuvo el Premio Logroño de Novela. Como periodista, ha desarrollado su carrera en Fotogramas, Diario 16 y, desde su fundación, en el diario El Mundo, donde fue director adjunto de Opinión.

    Es miembro de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España y de la European Film Academy. En 2014 fue reconocido con el VI Premio Francisco de Javier otorgado por el Gobierno de Navarra. Sus últimos libros son el ensayo El lugar de uno mismo (2017, con ilustraciones de Daniel Hidalgo), el libro de entrevistas Pensar en España (2018) y el homenaje a Pío Baroja, Del balneario al monasterio (2018).