Emilio Lledó Autobiografía intelectual

Emilio Lledó

  1. Este acto tuvo lugar el
Emilio Lledó y Manuel Cruz
Emilio Lledó, dirección
Emilio Lledó, filósofo, académico de la Real Academia Española, Premio Nacional de Ensayo 1992, presenta su autobiografía intelectual dialogando con el catedrático de Filosofía Manuel Cruz. Para Emilio Lledó, el lenguaje es el elemento esencial en el pensar. Para Manuel Cruz, Emilio Lledó es un sabio, ”alguien que nos proporciona las indicaciones para vivir la vida con la mayor intensidad posible; alguien que habita su palabra”.

Multimedia

  1. Emilio LledóEmilio Lledó

    Nació en Sevilla. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Madrid y doctor por la Universidad de Heidelberg, donde ejerció la docencia, así como en las universidades de La Laguna y Barcelona. En 1978 se trasladó a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) donde ejerció hasta su jubilación como catedrático de Historia de la Filosofía. También trabajó como investigador en Alemania, donde fue nombrado miembro vitalicio del Instituto para Estudios Avanzados de Berlín (fellow del Wissenschaftskolleg). En 1990 recibió el Premio Alexander Von Humboldt del Gobierno de Alemania.

    Es académico de la Real Academia Española desde 1993. Su ensayo El silencio de la escritura fue galardonado con el Premio Nacional de Ensayo (1992). Entre sus publicaciones figuran, entre otras, Filosofía y Lenguaje, Lenguaje e historia, El surco del tiempoMemoria de la ética y Elogio de la infelicidad, cuya cuarta edición ha sido publicada en 2010. En 2004 recibió el Premio Internacional Menéndez Pelayo en reconocimiento a su trayectoria como investigador y docente. Fue miembro de la Comisión Asesora de la Fundación Juan March de 1991 a 1994.

     

     

     

  2. Manuel CruzManuel Cruz

    (Barcelona) Es catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona. Ha sido profesor visitante en diversas universidades europeas y americanas, así como investigador en el Instituto de Filosofía del CSIC. Autor de una veintena de libros y compilador de más de una docena de volúmenes colectivos, de entre sus títulos más recientes cabe mencionar Las malas pasadas del pasado (Premio Anagrama de Ensayo 2005), Siempre me sacan en página par, Acerca de la dificultad de vivir juntos, Cómo hacer cosas con recuerdos, Filosofía de la Historia, Menú de degustación y Amo, luego existo. Los filósofos y el amor, galardonado con el Premio Espasa de Ensayo 2010.

    Director de diversas colecciones de pensamiento y miembro del consejo de redacción de numerosas revistas de su especialidad, tanto nacionales como extranjeras. Colabora habitualmente en los periódicos El País y La Vanguardia y en el argentino Clarín, así como en la Cadena SER. Dirige la revista Barcelona METROPOLIS.

¿Qué es un sabio? Alguien que no sólo piensa lo que pasa, sino, sobre todo, lo piensa bien. Alguien que no sólo no siempre encuentra sentido al mundo, sino que incluso es capaz de detectar el profundo sinsentido que lo habita. Alguien que no nos proporciona la manera de alcanzar la felicidad, pero sí las indicaciones para vivir la vida con la mayor intensidad posible. Alguien que, frente a la generalizada prisa de tantos presuntos pensadores por abandonar las preguntas mayores del espíritu –que son también las ineludibles preguntas de la vida- en cuanto tienen la sensación de que se han quedado viejas (acaso porque temen que les envejezcan), nunca olvida que caducan antes las malas respuestas que las buenas preguntas. Alguien que se entusiasma con el pensamiento y que, precisamente por ello, hace pensar a quienes le escuchan. Alguien que siempre habla de lo mismo porque sabe -con la sabiduría cálida y honda del pensador- que sólo hay una cosa de la que valga la pena hablar. Alguien a quien no se puede confinar en un ámbito teórico particular (historia de la filosofía, filología…), porque está en el secreto de que a esa única certeza se puede acceder por variados caminos. Alguien de quien el mayor elogio que se puede hacer (y es gran elogio) es el de que habita su palabra.

¿Lo han adivinado? Estaba hablando de Emilio Lledó.