La reina Kelly Cine mudo Reposición del ciclo "Melodrama y Star-system"

La reina Kelly

  1. Este acto tuvo lugar el
Vicente Molina Foix

La reina Kelly (Queen Kelly, EE UU, 1928), de Erich von Stroheim, con Gloria Swanson. (100 minutos)

Presentación: Vicente Molina Foix

La reina Kelly, último film dirigido por Erich von Stroheim, fue una producción de Joseph P. Kennedy (padre del presidente norteamericano) y de la actriz Gloria Swanson, quien fue su protagonista. Su acción barroca transcurrió en un reino centroeuropeo, con algunas escenas delirantes al gusto de Sacher-Masoch. Las objeciones de la actriz a su atrevimiento y el despegue del cine sonoro impidieron que Stroheim pudiera concluirla, pero se proyectará una versión que incluye fotografías de la parte final truncada.

Multimedia

  1. Vicente Molina FoixVicente Molina Foix

    Nació en Elche, es licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid y en Historia del Arte por la de Londres (UCL), habiendo sido durante casi veinte años profesor, primero de Literatura Española en la Universidad de Oxford y después de Estética en la Universidad del País Vasco.

    Se inició como poeta en la antología Nueve Novísimos de José María Castellet, y ha publicado desde entonces dos libros de poesía: Los espías del realista y Vanas penas de amor. En 2013 apareció su obra poética completa, La musa furtiva (Poesía 1967-2012).

    Autor de nueve novelas, por las que ha obtenido, entre otros, los premios Barral, Azorín y Herralde. Por El abrecartas ha sido galardonado con el Premio Salambó a la mejor novela en lengua castellana y Premio Nacional de Literatura en Narrativa en 2007. En 1997 apareció La edad de oro, recopilación de sus retratos-entrevista antes publicados en El País, diario del que es columnista y colaborador desde su fundación en 1976. En 2007 publicó su ensayo Tintoretto y los escritores, y en 2009 y 2011, respectivamente, las colecciones de novelas cortas y relatos inéditos Con tal de no morir El hombre que vendió su propia cama. Su más reciente obra narrativa es El invitado amargo, escrita con Luis Cremades.

    Varias de sus obras para la escena son Los abrazos del pulpo, El viajero indiscreto, La madre invita a comer, Don Juan último, Seis armas cortas y Lenguas de plata. Es también autor de numerosas traducciones teatrales, entre ellas obras de Bernard Shaw, Edward Albee, Tennessee Williams y Shakespeare. En 2012 se estrenó en el Festival de Mérida su versión de Electra y tres años más tarde su Medea. Su tercera colaboración operística con Luis de Pablo, con un libreto escrito a partir de su novela El abrecartas, tiene ya anunciado su estreno mundial a lo largo del año 2018 en el Teatro Real de Madrid.

    Vinculado desde muy joven al cine, ha sido guionista y crítico, habiendo publicado en ese campo varios libros. Los últimos son El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas. En 2001 estrenó Sagitario, su primera película como director y guionista, y en 2010 la seguiría El dios de madera.

    En enero de 2016 ha aparecido Enemigos de lo real. Escritos sobre escritores, una extensa recopilación de sus ensayos literarios.

Siempre he pensado que Erich von Stroheim fue el Stanley Kubrick del cine mudo. Mucho es lo que les separa, aparte del tiempo y las condiciones en que ambos trabajaron; les une sin embargo la ambición, la meticulosidad casi maniática en los procesos de realización de sus películas, el afán de independencia frente a la maquinaria industrial, además de un gusto por el exceso formal y una refinada sabiduría técnica. Respecto a su antecesor, Kubrick tuvo la inmensa suerte del éxito, lo que le permitió exigir y mandar casi sin límite, llevando así una trayectoria más continua y popular que la de Stroheim. Los dos ocupan por méritos propios sitios destacadísimos en la historia del cine.

Queen Kelly, aun en su estado incompleto y -según las intenciones de su autor- frustrado, es una obra fascinante; para mí el punto cenital de la carrera de este indiscutible maestro. Situada en gran parte en una de esas cortes centroeuropeas de opereta malsana que le gustaba evocar, la historia del príncipe enamorado de la huérfana que acabará como ‘madame’ de un burdel en África no elude ninguno de los mecanismos del melodrama, pero los trasciende todos gracias a la riqueza sutil del relato, la suntuosidad, nada gratuita, de los decorados, y el dibujo de unos personajes -inocentes o retorcidos- que se quedan grabados en la memoria del espectador. Contiene varias de las secuencias capitales de la filmografía del cineasta de origen vienés, entre las que destacan el atrevido galanteo de la pareja protagonista en torno a la ropa interior de la muchacha, el rapto en el convento y la expulsión de Kelly del palacio real. En este ciclo se presenta, sin los postizos de la versión sonorizada que quiso y no pudo estrenar la propia Gloria Swanson en 1931, pero con la música original escrita por Adolf Tandler, la totalidad del material ‘auténtico’ (casi 100 minutos) del film que acabaría con la carrera de director de Erich von Stroheim, a la vez que le consagraba como leyenda maldita e imperecedera de Hollywood.

Vicente Molina Foix