El renacer cultural del siglo XII. Caballeros errantes y damas lectoras Ciclos de conferencias Los orígenes medievales de la novela europea

El renacer cultural del siglo XII. Caballeros errantes y damas lectoras

  1. Este acto tuvo lugar el
Carlos García Gual

Multimedia

  1. Carlos García GualCarlos García Gual

    Catedrático emérito de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido vicerrector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y presidente de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada (SELGYC). Ha dirigido la colección griega de la Biblioteca Clásica de Gredos –de la que es creador–.

    Ha traducido a numerosos autores clásicos, entre los que se encuentran varios diálogos de Platón, tragedias de Eurípides, la Política de Aristóteles, El viaje de los Argonautas de Apolonio de Rodas, la Odisea de Homero, Vidas y opiniones de los filósofos ilustres de Diógenes Laercio y Vida y hazañas de Alejandro del Pseudo Calístenes, por el que recibió el Premio de Traducción Fray Luis de León en 1978. En 2002 recibió el Premio Nacional a la Obra de un Traductor por su trayectoria.

    Es autor de numerosos ensayos sobre temas helenísticos y mitológicos (Epicuro, La secta del perro, Los siete sabios (y tres más), La filosofía helenística, Prometeo: mito y literatura, Mitos, viajes, héroes, Diccionario de mitos, La venganza de Alcmeó, Sirenas. Seducciones y metamorfosis, Enigmático Edipo. Mito y tragedia y La muerte de los héroes) y medievales (Historia del rey Arturo y sus nobles y errantes caballeros de la Tabla Redonda), además de literatura comparada (La Antigüedad novelada y El zorro y el cuervo) y ensayos críticos (Sobre el descrédito de la literatura y otros avisos humanistas y Apología de la novela histórica).

    Actualmente, es editor y colaborador de la revista Historia National Geographic y miembro de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. En 2017 fue elegido como miembro de número de la Real Academia Española.

En el siglo XII la literatura, que se escribe ya  no en el docto latín clerical, sino en las jóvenes lenguas vulgares, y celebra  en ellas el amor pasional (es decir, l´amour, "ese invento del siglo XII") y la cortesía y la aventura caballerescas, cobra en la Europa medieval un espléndido impulso hacia nuevos horizontes. (Las modas literarias tienen su centro cultural en la Francia feudal, pero se difunden muy  pronto en otros países). A las épicas canciones de gesta sucede la lírica trovadoresca que canta el erotismo más o menos cortés, y las ficciones novelescas de aventuras fantásticas que protagonizan los audaces caballeros errantes. Resuenan apasionados relatos de amor trágico, como los de Tristán e Isolda y Lanzarote y Ginebra, y se despliegan las gestas de héroes solitarios que parten de la corte utópica e ideal del mítico rey Arturo en pos de alguna noble dama raptada o del Santo Grial, claras muestras de la fantasía fervorosa de una época de incontenible empeño poético, la época del primer arte  gótico y del llamado "primer Renacimiento europeo". A los romans de Alexandre, de Troya, de Eneas y de Tebas suceden las trepidantes novelas de Chrétien de Troyes, el primer gran novelista europeo, con su trasfondo céltico y feérico, y en lugar del antiguo Alejandro brilla el rey Arturo. El erotismo sutil y la refinada cortesía revelan los gustos literarios del nuevo público cortesano, en el que dan el tono las gentiles damas y doncellas que leen y estimulan esas fantasías de un temprano romanticismo. Los ecos de esos relatos quiméricos y de sus ideales refinados y sus pasiones ejemplares resonarán largamente, con nostalgia acaso e  ironía, en incontables novelas y lectores en la literatura novelesca posterior.