Campo y ciudad (1749-1851). La percepción del paisaje y la formación de la ciudad industrial Ciclos de conferencias Imperio y Arte.
Una introducción a la pintura británica y a la historia de su Imperio

Campo y ciudad (1749-1851). La percepción del paisaje y la formación de la ciudad industrial

  1. Este acto tuvo lugar el
Javier Maderuelo

Multimedia

  1. Javier MaderueloJavier Maderuelo

    (Madrid, 1950) Doctor en Arquitectura y en Historia del Arte, es catedrático de Arquitectura del Paisaje de la Universidad de Alcalá. Ejerce como crítico de arte en el diario El País desde 1993 y es artista sonoro.

    Ha dirigido el programa Arte y Naturaleza de la Diputación de Huesca y las publicaciones editadas bajo ese título, así como los cursos sobre Paisaje del CDAN-Fundación Beulas de Huesca, entre 2006 y 2010. En la actualidad es vocal del patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid, y miembro del Comité Científico Internacional de la revista Les carnets du paysage. Es autor, entre otros, de los libros El espacio raptado. Interferencias entre arquitectura y escultura (1990), Nuevas visiones de lo pintoresco: El paisaje como arte (1996), La construcción del paisaje contemporáneo (2008), La idea de espacio en la arquitectura y el arte contemporáneos, 1960-1989 (2008), Caminos de la escultura contemporánea (2012), Sucinta historia del arte contemporáneo europeo (2012) y Ulises Carrión, escritor (2016).

Diversas circunstancias políticas y económicas hicieron que en la primera mitad del siglo XVIII algunos nobles ingleses se instalaran en el campo, mejorando sus territorios y fincas con la construcción de residencias y jardines. Su presencia en el campo contribuyó a la mejora y modernización de la producción agrícola, de la cual obtenían sus rentas. El pensamiento ilustrado, con el desarrollo de las ciencias y el sentido de la economía, no solo mejoraron la agricultura sino que dieron origen a la revolución industrial, invirtiéndose las rentas agrarias en la construcción de fábricas que atrajeron a la población hacia unas ciudades que comenzaron a crecer por encima de sus niveles vegetativos, originando complejos problemas sociales. El trasvase humano del campo a la ciudad trajo como consecuencia el nacimiento de una incipiente conciencia urbanística que se manifestó, entre otras, en la aparición del parque público como remedo del campo en el interior de la ciudad.