Paul Klee. El equilibrista de lo visible Ciclos de conferencias Klee, un maestro

Paul Klee. El equilibrista de lo visible

  1. Este acto tuvo lugar el
José Jiménez

Multimedia

  1. José JiménezJosé Jiménez

    Nacido en Madrid en 1951, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha sido también profesor visitante en diversas universidades extranjeras, y en 1993 se le concedió el título de doctor honoris causa por la Universidad de La Plata (Argentina). Promovió y dirigió en Madrid el Instituto de Estética y Teoría de las Artes (1988-1995) y fue director de la revista Creación (1990-1995). Ha colaborado, desde 1974, en distintos medios de prensa: Informaciones, Diario 16, El País, y a partir de 1995 de forma habitual en el diario El Mundo, y en el suplemento El Cultural, del mismo medio. Desde noviembre de 2008 hasta la actualidad, en el suplemento Cultural del diario ABC. Entre sus publicaciones destacan: El ángel caído. La imagen artística del ángel en el mundo contemporáneo (1982), La estética como utopía antropológica. Bloch y Marcuse (1983), Filosofía y emancipación (1984), Imágenes del hombre. Fundamentos de Estética (1986), La vida como azar. Complejidad de lo moderno (1989), Cuerpo y tiempo. La imagen de la metamorfosis (1993), Memoria (1996) y Teoría del arte (2002, distinguido por la Sociedad Italiana de Estética con el Premio Europeo de Estética).

"El arte no reproduce lo visible, sino que hace lo visible." La primera frase de Paul Klee en su "Confesión creativa", un texto de 1920 en su época de plena madurez, es a la vez una reflexión sobre el proceso artístico: acerca de cómo se despliega la construcción de la obra, y una declaración rotunda de intenciones sobre la finalidad del arte. Más allá de toda sumisión mimética, Klee sitúa el objetivo de las artes plásticas no ya en la mera reproducción, sino en la construcción o realización de lo visible. Si ese es el objetivo, el artista debe recorrer territorios problemáticos, desconocidos, en busca de ese material que debe plasmarse como horizonte de la visión. En mi conferencia, PAUL KLEE: EL EQUILIBRISTA DE LO VISIBLE, reconstruyo esa tensión de búsqueda incierta que caracteriza el itinerario de Paul Klee, tanto en el plano creativo como en su actividad pedagógica, especialmente en la Bauhaus, y en su densa reflexión a través de la escritura.

Sometido a la presión de fuerzas opuestas, el artista: Klee, actúa como un equilibrista balanceándose sobre una cuerda tendida sobre el vacío, persiguiendo un equilibrio siempre difícil de alcanzar. Entre la estabilidad deseada y el reconocimiento de la petulancia por haber pretendido ir más allá de lo que la fragilidad humana es capaz de alcanzar, Paul Klee acude en diversos momentos de su obra a esa figura: la del equilibrista, como expresión de esa búsqueda de resultados inseguros. Aquí estamos, en este mundo azaroso, suspendidos sobre el vacío, intentando llegar, incluso por encima de nuestras fuerzas, con el apoyo de las ocasionales pértigas de todo tipo que encontramos en nuestro camino, intentando ir más allá. Intentando ver, conocer, sentir: intentando dar forma a lo visible.