Isaías Ciclos de conferencias Figuras del Antiguo y Nuevo Testamento

Isaías

  1. Este acto tuvo lugar el
José Luis Sicre

Multimedia

  1. José Luis SicreJosé Luis Sicre

    Jesuita y doctor en Sagrada Escritura por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma. Profesor emérito del Pontificio Instituto Bíblico de Roma, fue profesor de la Facultad de Teología de Granada y profesor invitado de la Facultad de Teología de San Miguel (Buenos Aires) y de la Universidad de Valparaíso (Chile). Ha enseñado también en El Salvador, Israel y Brasil. Director del Comentario literario y teológico a la Nueva Biblia Española. En los años 1998-2004 fue director de la Asociación Bíblica Española.

    Es autor, entre otros, de los libros Los dioses olvidados. Poder y riqueza en los profetas preexílicos (1979), Con los pobres de la tierra. La justicia social en los profetas de Israel (1984), Profetismo en Israel (1991, 7ª reimpresión 2007), Introducción al Antiguo Testamento (1992, 11ª reimpresión 2010, nueva edición ampliada 2011), De David al Mesías. Textos básicos de la esperanza mesiánica (1995), El cuadrante. 3 vols. (1996-1998, 9ª reimpresión 2009), Hasta los confines de la tierra. 3 vols. (2005-2007) e Introducción al profetismo bíblico (2011). Es coautor con Luis Alonso Schökel de Profetas (1982,2 vols.) y Job. Comentario teológico y literario (1983, 2ª edición revisada y ampliada 2002).

    Además es traductor del texto bíblico y de obras bíblicas como Introducción al Antiguo Testamento de O. Eissfedlt y El Pentateuco. Introducción a los cinco primeros libros de la Biblia de J. Blenkinsopp, en los años 2000 y 2001, respectivamente.

Jesús ben Sirá, autor del libro bíblico conocido como Eclesiástico, hablando de Isaías dice que era “famosos por sus oráculos. En sus días, el sol volvió atrás y alargó la vida del rey. Con espíritu poderoso previó el futuro y consoló a los afligidos de Sión, anunció el futuro hasta el final y los secretos antes de que sucediesen” (Eclo 48,22-24). El autor del cuarto evangelio afirma a propósito de Jesús que «Isaías vio su gloria y habló de él». Y San Jerónimo lo consideraba no solo profeta, sino también evangelista.

Estos elogios de la antigüedad se podrían ampliar con numerosas citas. No cabe duda de la enorme importancia de Isaías. Sin embargo, la ciencia bíblica ha ido reconstruyendo en los dos últimos siglos una imagen muy distinta del personaje. No piensa que previese el futuro y lo anunciase, que viese la gloria de Jesús y hablase de él, que fuese una especie de evangelista.

La ciencia bíblica ha incardinado cada vez más a Isaías en su contexto histórico, el convulso siglo VIII a.C., en el que la preocupación del profeta por el lujo y las injusticias de la clase alta judía cedió el puesto al interés por la política, provocado por la guerra siro-efraimita (año 734 a.C.), la amenaza posterior del imperio asirio y los diversos intentos de rebelión, que llevaron a Judá a una terrible catástrofe (año 701 a.C.).

Sin embargo, este profeta que ahora aparece tan inmerso en los problemas de su tiempo, tuvo a través de sus discípulos y su teología un influjo que ni él mismo pudo imaginar. Durante siglos, a sus oráculos sueltos, reunidos quizá por él mismo en pequeñas colecciones, se fueron añadiendo nuevos oráculos, incluso colecciones enteras de autores mucho más tardíos, dando paso, al cabo de quinientos años, al libro más extenso y apasionante de todos los escritos proféticos del antiguo Israel.

La conferencia pretende informar de estas diversas cuestiones: época del profeta, su persona y actividad, su teología y su influjo.