De cómo la Biología Molecular ofrece respuestas nuevas a problemas viejos Aula Abierta Los nuevos retos de la biología: de los Neandertales al Prestige

De cómo la Biología Molecular ofrece respuestas nuevas a problemas viejos

  1. Este acto tuvo lugar el
Víctor de Lorenzo
Víctor de Lorenzo, dirección

Multimedia

  1. Víctor de Lorenzo

    Nace en Madrid en 1957. Es profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Centro Nacional de Biotecnología de Madrid. Se doctoró en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó estudios postdoctorales en el Instituto Pasteur de París, en la Universidad de California en Berkeley y en el Centro Federal de Biotecnología en Braunschweig. Ha desarrollado numerosas investigaciones sobre la utilidad de los microorganismos para la solución de problemas de contaminación, por los cuales recibió el premio Jaume I de protección del medio ambiente en el año 2000.

La Biología Molecular es la Ciencia con mayor impacto en la sociedad del cambio de milenio. Si la Física y Química de finales del XIX y comienzos del XX sentaron las bases para el desarrollo explosivo de las comunicaciones, de los fármacos y de los nuevos materiales que caracterizan nuestra forma de vida, la Biología Experimental es sin duda alguna la frontera del conocimiento en nuestra época y el origen de cambios acelerados en nuestra generación. De hecho, la Biología Molecular es ya el referente de todas las disciplinas que abordan el mundo de lo vivo: la Botánica, la Ecología, la Zoología, la Nutrición, la Microbiología etc. y, por supuesto, la Medicina y la Agricultura. Pero la cosa no termina ahí. La generalización de las técnicas y los conceptos de la Biología Molecular está afectando decisivamente las bases de las Humanidades tradicionales. Ningún psicólogo, antropólogo, sociólogo o arqueólogo puede ignorar hoy lo que nos dice la Neurofisiología, la Secuenciación del Genoma Humano o la Sociobiología sobre el hombre o la sociedad. Estos cambios y su impacto social se han exacerbado en los últimos diez años y raro es el día que los medios no lo reflejan. Las hormonas recombinantes, las plantas transgénicas, los tejidos creados in vitro, el diagnóstico prenatal, los xenotransplantes, las nuevas terapias anti-cáncer, la utilización forense de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) son sólo unos pocos ejemplos de productos y técnicas que nacen de la Biología Molecular y que se han instalado irreversiblemente entre nosotros.
Parece que hemos entrado en una especie de esquizofrenia en la que la Sociedad está deseosa de beneficiarse de las aplicaciones de la Ciencia, sobre todo en el ámbito Biomédico, pero rechaza de plano el cambiar la visión de ella misma en base a los resultados de la investigación en Ciencias de la Vida. Sin embargo, hay mucho que aprender de estos debates, en la medida que suscitan nuevas preguntas y permiten capitalizar para la investigación algunas metodologías procedentes de campos ajenos a la Biología Experimental.