Las fábricas de plástico del futuro: las bacterias dispuestas a trabajar para nosotros Aula Abierta Los nuevos retos de la biología: de los Neandertales al Prestige

Las fábricas de plástico del futuro: las bacterias dispuestas a trabajar para nosotros

  1. Este acto tuvo lugar el
Mª Auxiliadora Prieto

Multimedia

  1. Mª Auxiliadora Prieto

    Nació en Madrid. Estudió en la Universidad Complutense de Madrid donde obtuvo el doctorado en Farmacia. Realizó estudios posdoctorales en el Instituto de Biotecnología (ETH) en Zurich (Suiza) desde el año 1996 hasta el año 1998. Cuenta con numerosas publicaciones en relevantes revistas científicas. Actualmente es científico titular en el departamento de Microbiología Molecular del Centro de Investigaciones Biológicas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid.

El uso masivo de los plásticos derivados de la industria petroquímica y su resistencia a la biodegradación ha dado lugar principalmente a dos problemas desde el punto de vista de la Biotecnología del medio ambiente: a) a la contaminación por acumulación de estos residuos plásticos en diferentes ambientes tanto terrestres como acuáticos y b) a un incremento en la emisión de CO2 a la atmósfera, y por tanto del efecto invernadero. Todo esto ha hecho necesaria la búsqueda de materiales alternativos como son los bioplásticos, con propiedades mecánicas equivalentes a los plásticos convencionales, pero menos contaminantes, cuya producción sea compatible con un desarrollo de tipo sostenible.
Entre los bioplásticos que en la actualidad se están considerando como alternativas más prometedoras cabe destacar a los polímeros producidos por algunas bacterias que los acumulan en el interior celular en forma de gránulos de reserva de fuente de carbono cuando las condiciones de cultivo no son óptimas para el crecimiento. Una vez extraídos pueden someterse a modificaciones químicas, lo que da lugar a una gran variedad de polímeros semi-sintéticos cuya síntesis se basa en el empleo de fuentes renovables (aceites vegetales, azúcares naturales etc.). Aparte de sus propiedades mecánicas, que permiten que puedan utilizarse para los mismos fines que los plásticos convencionales, los bioplásticos de origen natural tienen dos características muy relevantes. Por una parte, son biodegradables, es decir, se degradan mediante un proceso de reciclado natural eliminándose del medio ambiente por el ataque de bacterias y hongos que forman parte de la flora natural del suelo. Además son biocompatibles, por lo que pueden introducirse en el cuerpo humano sin provocar reacciones adversas (reacciones alérgicas, rechazo etc.) Esta propiedad los hace idóneos para la fabricación de material quirúrgico, tejidos artificiales, fármacos de liberación sostenida etc.