La adaptación de la vida a condiciones extremas Aula Abierta El universo, la vida, su evolución y búsqueda fuera de la Tierra

La adaptación de la vida a condiciones extremas

  1. Este acto tuvo lugar el
Ricardo Amils

Multimedia

  1. Ricardo Amils

    Nació en Barcelona en 1947. Es doctor en Ciencias por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha colaborado con importantes universidades en trabajos de investigación; ha sido Adjunto interino del departamento de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y colaborador científico del CSIC, en el Centro de Biología Molecular, UAM, donde ha sido profesor titular de Microbiología. En la actualidad es catedrático de Microbiología del departamento de Biología Molecular, UAM y miembro Asociado al Centro de Astrobiología.

    Ha publicado más de 130 trabajos en revistas de su especialidad y capítulos de libros. Ha dirigido 18 tesis doctorales. Es miembro de la Sociedad Española de Microbiología, American Society of Microbiology, AAAS, Society for the Study of the Origin of Life, director del departamento de Microbiología de la UAM y decano de la Facultad de Ciencias de esta universidad.

La adaptación de la vida a condiciones extremas

Hasta hace relativamente poco creíamos que la vida era esencialmente sutil y que sólo se podía desarrollar en condiciones parecidas a las que requerimos los animales de sangre caliente (temperatura alrededor de 30oC, presión de una atmósfera, pH neutro, fuerza iónica la del suero sanguíneo). El descubrimiento de los extremófilos, es decir de organismos capaces de desarrollarse en condiciones atípicas (elevada temperatura: 113oC; baja temperatura: -30oC; baja fuerza iónica: ausencia de iones; elevada fuerza iónica: 5M NaCl; bajo pH: 0 ó incluso pH negativos; elevado pH: 12; elevadas dosis de radiación; baja presión: 10-6mbares; elevada presión: 1000 Mp, etc.) ha tenido implicaciones muy importantes en distintos campos de la ciencia, en general, y en la astrobiología, en particular.
En la presentación nos centramos en los distintos hábitats en los que se desarrollan nuestros protagonistas, los extremófilos, con el fin de familiarizarnos con los niveles de dificultad que el desarrollo de vida tiene en cada uno de ellos (integridad de la membrana, desnaturalización de proteínas y ácidos nucleicos, presión osmótica, velocidad de reacción, etc.) y así poder abordar las estrategias utilizadas por cada uno de ellos con el fin de contrarrestar los efectos negativos que la condición extrema o la suma de condiciones extremas puedan ocasionar.

Finalmente nos centramos en el estudio de la ecología microbiana del Río Tinto con el fin de familiarizarnos con el tipo de trabajo que el estudio de la ecología de un ambiente extremo comporta. Río Tinto corresponde a un río ácido (pH medio 2.3) de 100 km. de longitud y cuyo origen se debe a la actividad metabólica de microorganismos que son capaces de crecer utilizando como fuente de energía los sulfuros metálicos, fundamentalmente pirita, que existen en elevadas concentraciones en la Faja Pirítica Ibérica. Nos familiarizaremos con los mecanismos de obtención de energía utilizados por los microorganismos quimiolitoautótrofos estrictos que se desarrollan en este ambiente, revisaremos las técnicas convencionales de ecología microbiana y las de ecología molecular que están siendo utilizadas para explorar este peculiar ambiente, analizaremos los datos obtenidos con el fin de generar un modelo de funcionamiento del sistema, analizaremos algunos de los productos minerales generados por estos microorganismos (goethita, jarosita, hematina, etc.), su utilidad para datar la antig,fcedad del río, la convergencia entre la mineralogía del Tinto patrocinada por la vida y la análoga del Marte recientemente descrita por los MERs de la NASA, los resultados de la perforación del subsuelo de la Faja Pirítica (proyecto MARTE), todo ello en un contexto astrobiológico que nos permita responder a la pregunta fundamental de si la vida en el planeta azul es una casualidad o por el contrario es el producto de la evolución del Universo y por lo tanto con posibilidad de que se haya desarrollado en otros sistemas planetarios. Las enseñanzas de los acidófilos de Río Tinto se contrastarán con las generadas por otros modelos extremos.