menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

César Manrique

Lanzarote (Las Palmas), 1919-1992
Pintura número 100, 1962Pintura número 100, 1962

Actualmente César Manrique es conocido, más que por su pintura, por sus intervenciones escultóricas y urbanísticas en Lanzarote –su isla natal y una de las más hermosas del archipiélago canario– y en el popular centro comercial madrileño de La Vaguada. Antes de emprender esa vía de "arte total" –así de wagnerianamente tituló alguna de sus últimas exposiciones– Manrique, formado en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, fue sin embargo un pintor informalista.

Lo primero que sorprende de Pintura número 100, y en general de la pintura del Manrique de aquellas fechas, es su materia: áspera, rugosa y craquelada, que semeja lava volcánica, un material que abunda, por cierto, en las islas Canarias. Inmediatamente después nos damos cuenta de que, respecto de otras obras de esta tendencia, esta es de un colorismo exacerbado, explosivo, que nada tiene que ver con los ocres, los grises, los pardos castizos que dominaban entonces en nuestro arte.

He hablado de lava. Y no es difícil relacionar esta materia de la que se vale Manrique con los horizontes desérticos de las islas de donde procede. Obviamente, en arte la geografía es siempre una cuestión secundaria, y sin embargo no es casual que varios de los mejores artistas canarios de los cincuenta –tal es el caso de Manuel Millares, Martín Chirino, Tony Gallardo y Manrique– hayan sentido, en un momento u otro de sus respectivas trayectorias, la necesidad de ahondar, en sus cuadros o esculturas, en ciertos rasgos de la "canariedad", ya sea por el lado de la historia, ya sea, como es el caso aquí, por el de la naturaleza.

Juan Manuel Bonet, en Catálogo Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca, Fundación Juan March, Madrid, 2016



Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/