menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

Martín Chirino

Las Palmas de Gran Canaria (Las Palmas), 1925
El viento, 1963El viento, 1963

El hierro forjado por una parte, el viento por otra: parece difícil, en efecto, que puedan encontrarse en algún punto realidades tan antagónicas. Martín Chirino, sin embargo, lo consiguió; consiguió "forjar vientos", esto es, hacer con hierro piezas cuyo vuelo puede sugerir la velocidad del viento. De ahí que un poeta, ser sensible, vidente por naturaleza, se fijara en la paradoja y la dijera.

El primero de estos "vientos forjados" fue expuesto en Nueva York en 1960 en la colectiva del MoMA New Spanish Painting and Sculpture. En aquel momento Chirino llevaba ya varios años inscrito en un horizonte moderno, aunque, como su amigo Manuel Millares, había mirado en sus inicios hacia el arte primitivo. Algo de africanamente cubistas tenían sus Reinas negras. Luego vendrían la forja castellana, los arados y las rejas, la reclusión en un taller de la calle Herrerías de Cuenca, el purismo lineal de su exposición de 1958 en el Ateneo…

Un estudioso de la cultura canaria, Luis Diego Cuscoy, ha explicado en un erudito trabajo sobre las fuentes de los Vientos la gran importancia que tiene el motivo de la espiral en el arte primitivo del archipiélago. Como en el periodo de las Reinas negras, se podría hablar pues de una mirada moderna hacia unas raíces ancestrales. Algo de eso había en la asociación que el propio Chirino estableció entre la espiral y la máscara en su serie del Afrocán. Pero no olvidemos que su propósito es abierto, universal, y que si se apoya en un pasado lo hace, como artista auténtico, para mejor avanzar hacia lo desconocido.

Juan Manuel Bonet, en Catálogo Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca, Fundación Juan March, Madrid, 2016



Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/