OTOÑO 2020
Sabemos que es un momento delicado para Cuenca, pero hemos decidido mantener el Museo abierto en su horario habitual. No hay programa educativo, pero hemos reanudado las visitas guiadas (máximo 10 personas, previa reserva). Además de las medidas preventivas generales –distanciamiento, uso obligatorio de mascarillas, uso de soluciones hidroalcohólicas– limitamos el aforo a la mitad, siguiendo las medidas especiales en materia de salud pública que estableció la Delegación Provincial de la Consejería de Sanidad el pasado 16 de octubre durante 14 días.
 
Todavía estás a tiempo de visitar con tranquilidad dos exposiciones temporales que prorrogamos hasta el 7 de febrero. La primera recoge el corpus de la obra gráfica del artista canario Manolo Millares, fascinado por las posibilidades expresivas de las técnicas gráficas. La segunda es una pequeña muestra de seis grabados en los que Pablo Picasso aplicó el lenguaje cubista, uno de los movimientos artísticos más peculiares e influyentes del siglo pasado. 
Inauguración de la exposición de Millares en Cuenca el pasado enero.
Foto de Dolores Iglesias / Archivo Fundación Juan March
EXPOSICIÓN
––
La obra gráfica de Millares
 
Una exposición ¿itinerante? Tras su paso por Madrid y Marbella, en enero llegó a Cuenca esta muestra, dedicada a la obra gráfica completa del artista Manolo Millares. Su estancia en la ciudad, proyectada para tres meses, se ha alargado debido a la pandemia hasta el próximo 7 de febrero. Después viajará al museo de Palma para cerrar así la última etapa de su viaje.
 
El artista. A Manolo Millares Sall (1926-1972) le interesaron el grabado y las técnicas gráficas desde niño, cuando admiraba las reproducciones de Goya en los libros de su casa de Las Palmas. Pionero del informalismo y fundador del grupo El Paso junto a Antonio Saura, participó en las bienales de Venecia y São Paulo, y renovó el lenguaje artístico con sus arpilleras, que para él reflejaban la finitud del hombre. Un año antes de morir escribió este libro, en el que dejó escrito: “Vivir no es necesario, navegar sí”.
 
Cinco carpetas. Entre 1959 y 1972 el artista realizó unas cincuenta piezas de obra gráfica, reunidas en su mayoría cinco carpetas artesanales cuyos nombres aluden a épocas sombrías del pasado, como Auto de fé, 1967, o Torquemada, 1970. La exposición debe su nombre a la última de ellas, Descubrimientos Millares 1671, 1971, doce serigrafías de tinta china y aguada de china gris humo en las que despliega su inmenso saber gráfico y como dibujante, y que son casi un regalo final de Millares al museo.
 
Todo lo demás. La muestra también incluye varios carteles originales, una selección de las pintaderas de barro cocido que tanto influyeron en la obra del artista y un documental realizado por su mujer, Elvireta Escobio, en el que puede verse al artista en pleno proceso creativo. También cinco ensayos gráficos hechos en su estudio, de reciente localización en sus archivos, y ocho grabados póstumos. Su comisario, Alfonso de la Torre, es el autor de su catálogo razonado, que dio lugar a esta muestra y del que puedes consultar un extracto aquí.
 
Una labor gráfica. La exposición también permite asomarse a la labor de difusión gráfica del Museo, pues permite ver una serigrafía de Millares que se incluyó en la primera carpeta gráfica de artistas de la colección, editada dos años antes de su apertura, en 1964. El estampador fue Abel Martín, quien junto a Eusebio Sempere introdujo la técnica de la serigrafía en España. Martín colaboró con el puntero departamento de artes gráficas del Museo y fue el encargado de estampar tres de las cinco carpetas de Millares que pueden verse en esta muestra.
Sala C del Museo de Arte Abstracto Español.
Foto Dolores Iglesias/Archivo Fundación Juan March
EXPOSICIÓN
––
El Picasso cubista
 
Exposiciones de gabinete. En 1966, en el prólogo al primer catálogo del museo, Fernando Zóbel escribió que su "colección", aunque modesta en comparación a la de cualquier museo con historia, sobrepasaba con mucho las posibilidades de exhibición en las Casas Colgadas de Cuenca. “Por eso […] la fórmula del museo será […] la de rotación lenta de obra", escribió. Esta idea se sigue aplicando no solo al exhibir las grandes obras, sino también la obra en papel, y en especial la obra gráfica de Picasso, que solemos exhibir ­de forma rotatoria en nuestras sedes de Cuenca y Palma.
 
Seis grabados. Hasta el 7 de febrero de 2021 podrás visitar una exposición de seis grabados que Picasso realizó entre 1909 y 1915. En ellos puede intuirse el proceso creativo del artista malagueño, que en este período rompe con la perspectiva tradicional y, apoyándose en un entramado de líneas finas y figuras planas, da lugar a un nuevo espacio construido a partir de múltiples puntos de vista.
 
La línea de la historia. Los grabados podrán visitarse en la sala C del museo, en la que también se encuentra una pintura mural del siglo XVI, que evoca, en un estilo gótico lineal tardío, una escena festiva. Situados en frente, pero separados por cuatro siglos, en el diálogo entre estas obras queda reflejada la importancia de la línea en la construcción de las imágenes a lo largo de la historia.
 
La suite por el mundo. Esta pequeña muestra no es la única dedicada a los grabados del pintor en los últimos meses. El Museo Picasso de Barcelona incluyó algunos de ellos en su reapertura tras la pandemia; la Royal Academy of Arts ha reunido en Londres más de 300 obras que reflejan los imaginativos usos que daba el pintor al papel; el Museo Picasso de París ha dedicado una selección de dibujos, grabados y planchas originales a Picasso y el cómic; y los museos del Banco Central de Costa Rica se sumaron a una lista de 36 museos que han expuesto la Suite Vollard al completo en varios países del mundo, como Estados Unidos, Japón, China, Colombia, Brasil, Chile y Argentina.
Foto de Santiago Torralba / Archivo Fundación Juan March
Paisaje de junio, Campo de mimbre y Paisaje lluvioso
A lo largo de la historia el hombre ha convertido el paisaje en una construcción mental sometida al bagaje cultural. Hoy en día, esa huella imborrable convive con la fuerza imparable de lo digital. Sempere fue uno de esos artistas que aunó la herencia del pasado con la tecnología. Para el artista, la naturaleza fue, en muchas ocasiones, un pretexto para la creación. Durante su estancia en París vivió repleto de dudas, pero también de ideas y experiencias que fueron definiendo su personal universo. Los viajes a la ciudad conquense –rodeada de rocas, enclavada entre dos ríos y con una vegetación transformadora–, dejaron en él una huella imborrable. Sempere nos dejó unas creaciones a base de sustratos de líneas superpuestas, que se asemejan a capas arqueológicas. El color y la luz como protagonistas, fragmentos efímeros que la memoria inmortaliza.
 
Eusebio Sempere, Paisaje de junio, Campo de mimbre y Paisaje lluvioso, 1965
Guerrero y Zóbel: En el catálogo La ciudad abstracta puedes ver infinidad de fotos históricas del Museo de Arte Abstracto, como esta en la que José Guerrero charla con Fernando Zóbel y Jaume Blassi en el departamento de artes gráficas del museo. La foto es de Jordi Blassi. 
 
Una relación y una conferencia: Guerrero estableció una conexión especial con Fernando Zóbel desde que se conocieron en 1964, durante un regreso temporal a España después de casi veinte años de inmersión en el expresionismo abstracto en EE.UU. Zóbel también fue muy influido por esta corriente artística, que él mismo describe en esta magnífica conferencia que se puede escuchar en el nuevo Canal March
PRÓXIMAS EXPOSICIONES EN EL MUSEO DE ARTE ABSTRACTO ESPAÑOL, CUENCA
––
Cuixart: los años cruciales (1955-1966)
25 de febrero, 2021 – 30 de mayo, 2021
 
Grabados de Picasso: Picasso y el circo
25 de febrero, 2021 – 30 de mayo, 2021
PREFERENCIAS DE SUSCRIPCIÓN
Museo de Arte Abstracto Español
FUNDACIÓN JUAN MARCH
Cuenca
Casas Colgadas, s/n. 16001 Cuenca
+ 34 969 21 29 83
 
Martes a viernes: 11–14 H y 16–18 H
 Sábados: 11–14 H y 16–20 H
Domingos: 11–14:30 H
Lunes: cerrado