Dos esculturas, de Eduardo Chillida y Eusebio  Sempere, presiden la entrada al museo desde sus comienzos. Foto: Fernando Nuñ

Dos esculturas, de Eduardo Chillida y Eusebio Sempere, presiden
la entrada al museo desde sus comienzos. Foto: Fernando Nuño