Exposición

Eusebio Sempere en la colección de la Fundación Juan March

2 febrero – 27 mayo, 2018

Eusebio Sempere (Onil, Alicante, 1923-1985) destaca como uno de los máximos representantes de la abstracción geométrica y del arte óptico y cinético en España. Sempere formó parte del grupo de artistas reunidos en torno al Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, junto con Fernando Zóbel, Gustavo Torner, Gerardo Rueda y otros.

Eusebio Sempere. Sin título, carpeta "Transparencia del tiempo", 1977. Colección Fundación Juan March Eusebio Sempere. Sin título, carpeta Transparencia del tiempo, 1977. Colección Fundación Juan March
Eusebio Sempere. Sin título, 1976. Colección Fundación Juan March Eusebio Sempere. Sin título, 1976. Colección Fundación Juan March

Iniciándose con una pequeña selección de retratos figurativos realizados hacia el final de su etapa de estudios en Valencia, justo antes de su marcha a París en 1948, la exposición recorre la práctica totalidad de las obras de Eusebio Sempere en la colección de la Fundación Juan March.

Se incluyen ejemplos de su primera fase de estudios abstractos, realizados a partir de 1953 en gouache sobre cartulina, y también se percibe su progresivo desarrollo a partir de formas geométricas simples, que se integran en composiciones más complejas, en parte superponiéndose o adquiriendo volumen.

La mayoría de las obras pertenecen a la época posterior a su regreso de París en 1960 –marcadas por dos estancias en Nueva York– y sobre todo a la de los setenta

Además, la exposición permitirá apreciar su evolución en el ámbito de la serigrafía, técnica que había aprendido en el taller del cubano Wilfredo Arcay en París, quien realizaba serigrafías para muchos de los artistas de la abstracción geométrica en torno a la galería Denise René.

A partir de su regreso a Madrid, Sempere fue uno de los pioneros en introducir esta técnica, que en España era prácticamente desconocida. La mayoría de las obras pertenecen a la época posterior a su regreso de París en 1960 –marcadas por dos estancias en Nueva York– y sobre todo a la de los setenta.