Exposiciones celebradas

MARK ROTHKO

23 septiembre 1987 - 3 enero 1988

El artista: Mark Rothko

Foto de Mark Rothko
Mark Rothko (Dvinsk, Rusia, 1903 - Nueva York, 1970) fue uno de los primeros artistas que trasladaron el centro de gravedad del arte europeo de París a Nueva York. Perteneciente a la denominada Escuela de Nueva York, que agrupaba a expresionistas abstractos norteamericanos como Jackson Pollock, Franz Kline, Barnett Newman, Willem De Kooning, etc., Rothko es conocido por sus grandes lienzos, divididos en dos o tres secciones, de colores vivos y bordes difusos, que él prefería ver colgados en recintos pequeños para lograr una mayor intimidad de comunicación. Rothko hizo del color la sustancia de su arte y el vehículo para expresar la tragedia, el éxtasis, el destino.

Opiniones del artista

Pienso en mis pinturas como dramas; las formas del cuadro son los intérpretes. Han sido creadas por necesidad de un grupo de actores que pueden moverse dramáticamente sin impedimentos y ejecutar sus gestos sin vergüenza. Ni la acción ni los actores pueden adivinarse, ni describirse anticipadamente. Comienzan con una aventura desconocida en un lugar desconocido. Es en el momento de completarlos cuando, en un fugaz reconocimiento, adquieren la capacidad y la función que les fue encomendada (...). Los cuadros deben ser milagrosos: en el instante en que se termina un cuadro, la intimidad entre la creación y el creador termina. Éste se convierte en un extraño. La pintura debe ser para él, como para cualquier otro espectador posterior, una revelación (...). De Tiger´s Eye, núm 9, octubre 1949
Pinto cuadros grandes. Soy consciente de que, históricamente, la función de pintar grandes lienzos es algo grandioso y pomposo. Sin embargo, la razón de que los pinte (y creo que es aplicable también a otros pintores que conozco) es precisamente porque quiero ser muy intimista y humano. Pintar un cuadro pequeño es colocarse uno mismo fuera de la propia experiencia, considerar una experiencia como una vista estereotipada a través de un cristal reductor. Pero al pintar un cuadro de grandes dimensiones uno está dentro. No es algo que pueda uno dominar. Interiors, vol. 110, 10 de mayo de 1951