Exposiciones celebradas

TURNER Y EL MAR

20 septiembre 2002 - 19 enero 2003

El artista: Joseph Mallord William Turner

Foto de Joseph Mallord William Turner
Autorretrato, hacia 1799, Tate
J. M. W. Turner (Londres, 1775-1851), uno de los más importantes paisajistas de la historia del arte, llevó la técnica de la acuarela, tan cultivada en el siglo XIX, a su mayor perfección. Su tratamiento de los efectos atmosféricos de la luz a través del color hace de Turner un pionero del impresionismo. Sus paisajes de mar o de montaña, temas preferidos de este incansable viajero que recorrió su país y otros lugares de Europa con el cuaderno de apuntes bajo el brazo, se presentan como dramas cuyos protagonistas son el hombre y la fuerza de la naturaleza, vista ésta como fuente de vida o de angustia y amenaza. Ilustró libros de los más destacados escritores románticos de su tiempo (Lord Byron, Walter Scott, Samuel Rogers) y sus acuarelas dieron lugar a numerosos grabados que contribuyeron a difundir y popularizar su arte.
Turner representó el mar en una amplia gama de aspectos: en calma, tempestuoso, solitario o surcado por barcos de vapor. Éstos aparecen representados por vez primera en sus pinturas. Desde muy joven viajó incansablemente por su país llenando cientos de cuadernos con sus observaciones y esbozos; material que aprovecharía mucho tiempo después para realizar sus acuarelas. Rara vez hizo acuarelas al aire libre, ya que consideraba que en el tiempo que podía pintar una sola acuarela, podía hacer quince dibujos a lápiz. Y a su vez, las acuarelas de Turner, una vez terminadas, eran convertidas en grabados. Los grabados de Turner contribuyeron a difundir y popularizar la literatura de viajes tan en boga en el siglo XIX. Interesado desde comienzos de 1790 por escenas industriales, Turner reflejó la aparición de los nuevos avances tecnológicos como la locomoción a vapor por tren y barco-, que enriquecieron el arte de los pintores de paisaje, al transformar su forma de percibir la naturaleza. Todo ello se produjo antes de que la fotografía viniera a constituir una exacta reproducción de la misma. En 1839 fue cuando W. H. Fox Talbot publicó sus descubrimientos sobre fotografía. Para Turner, ésta no supuso una amenaza para el arte. "Saldremos por ahí con una caja que parece una lata, en lugar de con un cuaderno bajo el brazo", decía.