Exposiciones celebradas

SAURA, DAMAS

13 septiembre 2002 - 2 febrero 2003

El artista: Antonio Saura

Foto de Antonio Saura
Antonio Saura (Huesca, 1930- Cuenca, 1998), pionero en la renovación del arte de vanguardia español del pasado siglo, fue miembro fundador, en 1957, del grupo El Paso y, como tal, participó, con un discurso de vanguardia, en la renovación pictórica, sin renunciar por ello a elementos figurativos referenciales. Saura utilizó la imagen como soporte o pretexto para la acción, con la ironía y el desgarro de su lenguaje expresivo, tan característicos en su obra pictórica y literaria. En 1953, marcha a París, donde permanece hasta 1955. Allí se incorpora al grupo surrealista y realiza sus primeras pinturas sobre el cuerpo femenino. De los miembros de El Paso, fueron Saura y Millares quienes ahondaron más insistentemente en la tradición cultural española y, al mismo tiempo, quienes más hicieron por mantener en contacto al grupo con la modernidad europea y el expresionismo abstracto de Estados Unidos. La Serie castellana (1954), de Saura, es abstracta, y también lo son sus Damas primeras (1953-55). A finales de los cincuenta realiza sus primeros retratos imaginarios de Isabel la Católica (1958), la Duquesa de Alba (1959) y Goya (1959-60). De 1957 es su primera Crucifixión. Más tarde hará diversas variaciones sobre los retratos barrocos de los reyes -el más conocido es el Retrato de Felipe II (1967)-, el Cristo de Velázquez, los descoyuntados retratos de Dora Maar por Picasso o la silueta de Perro ahogándose, obra a la que siguió una serie de retratos imaginarios de Goya.

Opiniones del artista

El cuerpo de mujer presente en la mayoría de mis cuadros y dibujos a partir de 1954, reducido muchas veces a su más elemental presencia y sometido a toda clase de tratamientos teratológicos, podría parecer un ejemplo de continuidad de la constante y afirmativa presencia del ser humano en el arte español, siendo ante todo un apoyo estructural para la acción, para no perderse, para no hundirse en una actividad pictórica sin control donde el caos y la desmesura anulen la afirmación (...) De "Damas" en Antonio Saura, Note Book (memoria del tiempo), Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos técnicos, Librería Yerba, Murcia, 1992, pp. 55-58
Diosa sin nombre: formas hinchadas de la profunda lejanía, formas plenas, repletas de excrecencias, conformadas como el tronco del árbol, el canto rodado o la semilla, la roca o la estalactita. Formas laboradas, labradas con hachazos, formas hechas de magma y bulbos oscurecidos, osamenta amarillecida y cristal empañado. Formas surcadas de bultos henchidos e incisiones borradas: apenas rostros, apenas ojos, apenas cabelleras, únicamente senos inmensos, inmensos vientres, nalgas inmensas y protuberantes. Monstruos amorosos, tierra y plenitud genesíaca, carne invasora y proliferante, concierto de volúmenes, explosiones de abrupta blandura fosilizada en el tiempo donde la línea recta solamente aparece en insinuada vulva.(...) De "Magma mater" en Antonio Saura, Note Book (memoria del tiempo)