Exposiciones celebradas

ESTEBAN VICENTE

15 octubre 2003 - 8 febrero 2004

El artista: Esteban Vicente

Foto de Esteban Vicente
Esteban Vicente en su estudio de Bridgehampton, Nueva York. Foto: Laurie Lambrecht.
Esteban Vicente (Turégano, Segovia, 1903 Bridgehampton, Long Island, 2001) es el único artista español perteneciente a la Escuela de Nueva York del expresionismo abstracto. Se estableció en Estados Unidos desde que marchó allí en 1936, al estallar la guerra civil en España, A comienzos de los años 50 empezó a utilizar la técnica del collage. Para José María Parreño, subdirector del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, de Segovia de donde procedían las obras de la exposición- y autor de uno de los textos del catálogo-, "la singularidad de Esteban Vicente en el contexto del expresionismo abstracto americano encuentra su mejor plasmación en los collages. Por eso creo que dedicarles una exposición no es ocuparse de una faceta menor de su creación, al contrario. Me atrevería a decir que si bien es un pintor excelente, sus collages alcanzan el rango de excepcionales. En su genial utilización del color, en su humildad material, en su equilibrio espacial riguroso se resume su lenguaje. Y son una pieza clave del puente que le conduce de la figuración de su etapa europea y los primeros años americanos hasta 1939, aproximadamente a la abstracción radical con la que, una década más tarde, entrará a formar parte de la Escuela de Nueva York." Además del ensayo de José María Parreño, el catálogo incluía un artículo de Elaine de Kooning, "Vicente pinta un collage", publicado en Art News, en septiembre de 1952.

Opiniones del artista

Prefiero pensar que el collage es otra forma de pintar, más que un medio definido y limitado. Las dimensiones propias del material determinan la calidad de esta superficie ´no pintada´. La superficie se construye mediante la adición, creando así un espacio particular que representa una realidad bidimensional. Para transformar la superficie del papel en un espacio con volumen aplico unas capas de papel como si fueran las finas capas de pigmento que se emplean en el óleo: superponiendo capas de papel empiezo a encontrar la luminosidad, la transparencia, empiezo a encontrar la superficie en la que se forma la estructura. El papel en blanco me invita a depositar en él mi visión, mis sentimientos, me invita a encontrar una nueva realidad plástica. En el collage encuentro una valiosa serenidad y la concreción que son esenciales para la existencia de mi imagen en la pintura. Reducir lo concreto a lo esencial y retener la frescura y la espontaneidad son dos cosas fundamentales en el arte.