Exposiciones celebradas

MONET EN GIVERNY

1 octubre - 22 diciembre 1991

El artista: Claude Monet

Foto de Claude Monet
Claude Monet (París, 1840 Giverny, 1926), cuya obra Impresión del sol naciente, expuesta en 1874 en el estudio de Nadar, dio nombre al impresionismo, es uno de los grandes precursores de la abstracción. Desde 1871 residió, con interrupciones, en Argenteuil, y de 1878 a 1891, en Veteuil. En esta etapa, cada vez más libre, traduce los reflejos y las variaciones de la luz y del agua. En 1890 inicia sus series de Almiares, Álamos, la Catedral de Rouen y, por último, las Ninfeas, realizadas estas últimas en el jardín de su casa de Giverny, pequeña localidad en las proximidades del Sena, al noroeste de París, donde vive hasta su muerte. El "flechazo" que sintió Monet por esta atractiva residencia se remonta al año 1883, cuando la descubre durante un paseo. Allí se instaló con Alice Oschedé, con la que se había casado en 1892. Monet reformó la casa y el jardín, hizo cavar el célebre estanque para instalar en él plantas acuáticas y construyó dos pequeñas pasarelas. En 1901, Monet pidió permiso para desviar el curso del Ru, afluente del Epte, que atravesaba su propiedad, y así amplió el estanque de las ninfeas. Éstas se convirtieron entonces en protagonistas absolutas de sus cuadros.

Opiniones del artista

(...) Estoy profundamente disgustado con la pintura. Es una tortura continua. No espere a ver nada nuevo; lo poco que pude hacer ha resultado destruido, raspado o roto. No puede usted darse idea del tiempo espantoso que ha hecho ininterrumpidamente esos dos meses. Como para volverse loco de atar cuando se intenta aprehender el tiempo, la atmósfera, el ambiente. 21 de julio de 1890. Al escritor Gustave Geffroy
Que mis catedrales, mis Londres y otros lienzos estén pintados del natural o no lo estén es algo que a nadie le importa y no tiene interés alguno. Conozco a muchos pintores que pintan del natural y hacen sólo cosas horribles. Esto es lo que su hijo debería contestar a esos señores. Lo que importa es el resultado. Giverny, 12 de febrero de 1905. Al marchante Paul Durand-Ruel

En cuanto a los colores que uso, ¿es muy importante? No lo creo, puesto que con cualquier otra paleta se puede hacer más luminoso y mejor. Lo importante es saber valerse de los colores, cuya elección, en fin de cuentas, no es más que una costumbre.

En fin, me sirvo de blanco de plata, amarillo de cadmio, rojo vivo, rojo oscuro, azul cobalto, verde esmeralda y eso es todo.

Giverny, 3 de junio de 1905. Al marchante Paul Durand-Ruel
(...) Le diré que estoy absorbido por el trabajo. Estos paisajes de agua y de reflejos se han convertido en una obsesión. Supera mis fuerzas de hombre ya viejo y, sin embargo, quiero llegar a traducir lo que vivamente siento. Estoy deshecho (...), vuelvo a empezar y espero que de tanto esfuerzo salga algo.

11 de agosto de 1908. Al escritor Gustave Geffroy

(De la correspondencia de Claude Monet en Giverny)