Exposiciones celebradas

DAVID HOCKNEY

18 septiembre - 13 diciembre 1992

El artista: David Hockney

Foto de David Hockney
David Hockney, ante uno de los cuadros de la exposición, en la Fundación Juan March
David Hockney (Bradford, 1937), británico de nacimiento y formación, es un artista identificado con la way of life hedonista y alegre que suele asociarse con el sur de California, Los Angeles, concretamente, donde se estableció definitivamente en 1979. Los paisajes soleados, las piscinas y nadadores, los céspedes cuidadosamente regados, las palmeras o la arquitectura y otras instantáneas inspiradas en el paisaje californiano, que creó Hockney en los años 60, son, en palabras de Marco Livingstone, autor del estudio sobre el artista que recoge el catálogo de la exposición, "una visión secularizada del paraíso terrenal".
Los cuadros de Hockney suelen ser autobiográficos. Hockney pinta a sus amigos íntimos, amantes, familiares y objetos personaless -su guitarra, su botella de ajenjo y su periódico- una y otra vez. Y siempre su preocupación esencial no ha sido la belleza en sí, sino la comunicación con el espectador y la búsqueda continua de nuevas vías, al margen de las modas o los gustos.

Opiniones del artista

En los cuadros de piscinas me interesé por el problema general de pintar el agua, de encontrar un modo de hacerlo. Es un problema formal realmente interesante, además de como tema, como problema formal de representar y describir el agua, porque el agua puede ser cualquier cosa, cualquier color, es cambiable, no tiene una descripción visual dada (...) También mis naturalezas muertas posteriores eran problemas formales.

Siempre he tenido miedo de repetirme; de ahí que raramente he trabajado en lo que pueden llamarse series. He hecho algunas cosas empleando el mismo motivo, pero es raro que sean más de tres (...) Hacer variaciones sobre un tema no me atrae; pienso que es demasiado fácil y que no tiene sentido. Me gusta la variedad en las pinturas. En la mayor parte de mis exposiciones he tratado de que sean de un tema diferente. No me atraería, por ejemplo, la idea de hacer toda una exposición con piscinas. Para el espectador resultaría aburrido.

La idea de una pintura convencional a la moda, en el sentido que suele darle la moderna crítica de arte, me horripila. Para mí, el arte, y especialmente el arte moderno, es algo muy concreto. La idea de tendencias en boga es algo irrelevante. (...) Es como el punto medio. En el arte los extremos son más interesantes. Esto quizá me ha situado en una posición bastante aislada, aunque no del todo, ya que hay pintores por ahí que de hecho comparten mis ideas, como Kitaj o Richard Hamilton. (...) No me importa estar solo y trabajar solo con mis propias ideas. Tengo tendencia, pienso, a que no me guste la multitud. Si la multitud va por un camino, mi institnto natural me dice: ´ve por el otro, David´. Quizá me ayuda a ello el hecho de saber que, en general, a la gente le gusta mi trabajo.

Del libro David Hockney by David Hockney, dirigido por Nikos Stangos, 1976, reimp. 1980