Exposiciones celebradas

TOM WESSELMANN

2 febrero - 21 abril 1996

El artista: Tom Wesselmann

Foto de Tom Wesselmann
Junto a Andy Warhol, Robert Rauschenberg y Roy Lichtenstein, Tom Wesselmann (1931-2004) figura entre los más prominentes representantes del pop art americano, pero es algo más que un artista pop. "Yo sólo soy un artista figurativo que trata de mi propia evolución en el arte figurativo que me precedió", afirmó. Con sus bañeras, desnudos, fruteros y cortinajes creó no sólo imágenes del arte pop, sino de la historia del arte en general. Sus bocetos, trazados con mano veloz y ligera, casi negligentemente, admiten la comparación con los dibujos al carboncillo de Matisse, del mismo modo que sus grandes composiciones sientan nuevos cánones transmitiendo a su mundo de imágenes una inteligibilidad internacional. La preferencia por el formato grande; la dimensión acusadamente plástica, escultórica, de muchas de sus obras; la importancia del dibujo a lo largo de toda su producción; su admiración por Matisse, Van Gogh, Modigliani y otros grandes pintores de la tradición vanguardista europea; la exaltación de lo cotidiano; el erotismo alegre de sus desnudos femeninos; y la fusión vida-arte a través de una iconografía publicitaria característica del arte pop, son algunas de las constantes del arte luminoso y colorista de Wesselmann. De los artistas pop americanos, Wesselmann es el que más fuertemente enlaza con la tradición pictórica europea.

Opiniones del artista

A medida que me dedicaba más a los desnudos, el erotismo era cada vez menos pertinente. Tenía que decidirme entre dos alternativas: pintar los desnudos reales y quizá sensuales, o pintarlos irreales. Me decidí por los reales y sensuales, lo cual me llevaba a mantenerlos a escala más o menos real. De hecho, en uno de mis primeros trabajos una mujer se tumbaba sobre una tabla y yo dibujaba el contorno; eso es lo que pintaba. Mantenerlo a escala humana lo hacía algo más sensual.
(...) me fijé también en Matisse, pero él había hecho todas aquellas exageraciones de la figura en sus invenciones compositivas, y decidí hacerlo tan rectamente como pudiera, sin trucos. En el curso de mi proyecto de adoptar un enfoque más directo, sincero, o lo que fuera, tuve que hacer que ocurriera algo importante. No estaba muy seguro de cómo hacerlo, pero decidí crear una imaginería tan intensa como me fuera posible, probablemente a causa de mi temprana implicación con el expresionismo abstracto, con sus intensas y agresivas imágenes. El collage cumplía muy bien aquella finalidad. Podías tener un abanico de curiosas realidades y conseguir una imaginería excitante de una u otra manera. En definitiva, he intentado maximizar la intensidad de mis pinturas. Por eso es por lo que he usado luz y movimiento, televisión y radio, telas conformadas, alfombras en los suelos, mesas, iluminación eléctrica, luces fluorescentes y un pecho real.