Exposiciones celebradas

TOULOUSE-LAUTREC

15 octubre 1996 - 23 febrero 1997

El artista: Henri de Toulouse-Lautrec

Foto de Henri de Toulouse-Lautrec
Toulouse-Lautrec, 1892.
Henri de Toulouse-Lautrec (Albi, 1864 Château de Malromé, 1901). Perteneciente a una familia aristocrática, quedó deformado por dos caídas que sufrió en la infancia. Influido en un principio por Edgar Degas y la xilografía japonesa, instala su estudio en Montmartre y pinta al estilo impresionista. Realiza sus primeras fotografías. Aunque no perteneció a ningún movimiento, expuso con frecuencia en el Salón, en París. Los temas recurrentes de sus cuadros, dibujos y carteles son los cabarets, music-halls, circos y burdeles. Estrechamente familiarizado con el mundo del placer cosmopolita, reflejó tanto su esplendor externo como la realidad que se escondía tras los bastidores. En su amplia e importante obra gráfica, Toulouse-Lautrec nos ha transmitido una imagen multifacética del mundo galante parisino, del teatro y del circo, de los cafés, cabarets y locales de variedades de la época entre dos siglos. Entre 1891 y 1901, año de su muerte, vieron la luz 351 litografías, entre ellas 28 carteles. Gracias a él la litografía, y especialmente la litografía en color, experimentó un auge considerable. Su cartel para el "Moulin Rouge" de París le lanzó repentinamente a la fama en 1891. En los últimos años de su corta vida fue tratado por alcoholismo en un sanatorio, cerca de Neuilly.

Opiniones del artista

He intentado plasmar la verdad sin idealizarla. Tal vez sea un error, pero no me agradan las verrugas y me gusta adornarlas con pelos juguetones, redondearlas y ponerles una punta brillante. No sé si usted puede controlar su pluma, pero cuando mi lápiz se mueve, tengo que dejarlo correr...
Siempre y en todos lados lo horrible tiene sus momentos mágicos; es emocionante encontrarlos ahí, en donde nadie nunca antes se había percatado.
Solamente existe la figura, el paisaje sólo es y debe ser un ingrediente. El paisajista puro está todavía en bruto. El paisaje sólo puede servir para el mejor entendimiento de una figura (...).
¡Pensar que nunca habría pintado si mis piernas hubiesen sido un poco más largas!
Uno es horrible, pero la vida es hermosa. recogidas, sin referencia de fecha ni fuente, en Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901. El teatro de la vida, de M. Arnold. Taschen, Colonia, 1994.