Exposiciones celebradas

PAUL DELVAUX

13 marzo - 14 junio 1998

El artista: Paul Delvaux

Foto de Paul Delvaux
Paul Delvaux en su taller de Boitsfort
A Paul Delvaux (Antheit, 1897-Furnes, 1994) se le suele incluir entre los pintores surrealistas, aunque él negó siempre pertenecer a este grupo. Fascinado por la obra de Giorgio de Chirico e influido durante un tiempo por el surrealismo de Magritte, Paul Delvaux encontró hacia mediados de los años treinta su propio estilo, un mundo muy personal en el que volcó los sueños y fantasías solitarias de su infancia, las aventuras de Julio Verne y de Ulises, todo un universo onírico en el que lo cotidiano es convertido en mágico, en Poesía: "para mí la pintura es la expresión de un sentimiento, de una atmósfera. (...); lo que me interesa es la expresión plástica, el redescubrimiento de la poesía en la pintura, algo que se había perdido desde hacía bastantes siglos".
Las estaciones de tren, las arquitecturas clásicas, los jardines simétricos, los desnudos femeninos, bellas estatuas enigmáticas e inaccesibles, algunos personajes de las novelas de Julio Verne... son algunos de los temas recurrentes de Paul Delvaux.

Opiniones del artista

La pintura no es únicamente el placer de darle color a un cuadro. Es también expresar un sentimiento poético. Evidentemente utilizo el color porque el color cumple una función importante en la expresión poética. Es una mezcla de poesía y de color, y es difícil separar una cosa de otra. Creo que, para mí, la pintura es la expresión de un sentimiento, de una atmósfera. (...); lo que me interesa es la expresión plástica, el redescubrimiento de la poesía en la pintura, algo que se había perdido desde hacía bastante siglos. Entrevista de Renilde Hammacher con Paul Delvaux, en el Catálogo de la Exposición Paul Delvaux, Rotterdam, Museum Boymans-van Beuningen, 13 de abril 17 de junio de 1973
Quisiera pintar un cuadro fabuloso en el que vivir, en el que pudiera vivir. Cuando pinto, estoy en realidad en todo el cuadro [... ] Y cuando el cuadro está terminado, todo se hunde y se hunde doblemente: el cuadro se hunde y yo me hundo. Y a veces necesito tiempo para salir de nuevo a la superficie. [...] La intensidad con la que nos contamos a nosotros mismos nos obliga a esta participación total de todo el ser. Hay que hacer el cuadro con uno mismo. En Jacques Meuris, Siete diálogos con Paul Delvaux, acompañados de siete cartas imaginarias, París, Le Soleil Noir, 1971
Pienso concretamente en mis esqueletos. Al pintarlos, quise tan sólo intentar restablecer cierta tradición descriptiva de la Pasión de Cristo. Pero no les atribuía ningún sentido moral y ni siquiera pensaba en la muerte...; intenté pintar esqueletos expresivos y, si se me permite la expresión, vivos. Para mí el esqueleto constituye una expresión humana muy muy fuerte, ya que bajo la piel están los huesos. Ese esqueleto es la imagen del ser humano; está vivo y yo quería realizar escenas de esqueletos expresivos. Entrevista de Paul Delvaux con Paul Hellyn, 1965, Musée de la Parole, Bruselas