Exposiciones celebradas

GEORGIA O´KEEFFE: NATURALEZAS ÍNTIMAS

8 febrero - 2 junio 2002

El artista: Georgia O´Keeffe

Foto de Georgia O´Keeffe
Retrato de Georgia O´Keeffe, 1918. Foto: Alfred Stieglitz
Georgia O´Keeffe (Wisconsin, 1887 Nuevo México, 1986) es especialmente admirada por sus paisajes, estudios de flores y pinturas abstractas. Su figura está marcada por el misterio y la leyenda que la rodea: una mujer artista, de singular personalidad y carácter fuerte, que se aísla en el desierto para realizar una obra intimista y estrechamente vinculada a la naturaleza. Esposa del fotógrafo Alfred Stieglitz, su promotor y propietario de la galería 291, la más vanguardista del momento en Nueva York, O´Keeffe vivió en esta ciudad entre 1918 y 1949, alternando los veranos en Lake George y Nuevo México. Inmersa en el círculo de intelectuales, escritores y artistas de Nueva York de las primeras décadas del siglo XX, Georgia logró crear una obra con identidad propia. En 1949 se traslada definitivamente a Nuevo México. A fines de los años 70, aquejada de una severa lesión ocular, abandona la pintura y trabaja la escultura y la cerámica. Muere en Nuevo México en 1986.
Su obra se caracteriza por su uso innovador del color y de la forma y por el equilibrio de sus composiciones, basado en las formas y ritmos de la naturaleza. En el color reside la fuerza emocional que emana de su obra. O´Keeffe encuentra la inspiración en su entorno, en los paisajes, en las flores; objetos que ella interpreta desde su experiencia personal.

Opiniones del artista

En su libro de imágenes Georgia O´Keeffe (Viking, 1976) incluyó comentarios sobre obras escogidas, escritos desde la perspectiva de sus ochenta años. Después de su muerte se publicaron unas ciento veinticinco cartas de las más de trescientas cincuenta que se conocen, dirigidas a familiares, amigos y allegados (1915-1981), en el catálogo de la exposición Georgia O´Keeffe: Art and Letters (Washington, National Gallery of Art, 1987). Los extractos siguientes reflejan en la medida de lo posible la forma original de sus escritos, que se caracterizan por un uso muy personal de la sintaxis y la puntuación.
El significado de una palabra para mí no es tan exacto como el significado de un color. Los colores y las formas declaran con más precisión que las palabras. O´Keeffe, 1976, s. n.
No hay nada menos real que el realismo. Sólo seleccionando, eliminando, acentuando, llegamos al significado real de las cosas. Introducción a Georgia O´Keeffe: A Portrait by Alfred Stieglitz, 1978
Me sorprende que tanta gente separe lo figurativo de lo abstracto. La pintura figurativa no es buena pintura si no es buena en el sentido abstracto. Un monte o un árbol no pueden constituir una buena pintura simplemente por ser un monte o un árbol. Son las líneas y los colores conjuntados de manera que digan algo. Para mí esa es la base de la pintura. Muchas veces la abstracción es la forma más neta para eso intangible que hay dentro de mí y que sólo puedo aclarar con pigmentos Georgia O´Keeffe, 1976
Una flor es relativamente pequeña. Todo el mundo asocia muchas cosas con una flor la idea de las flores. Extiendes la mano para tocar la flor te inclinas para olerla quizá la tocas con los labios casi sin pensar o se la das a alguien para agradarle. Aun así en cierto modo nadie ve una flor realmente es tan pequeña no tenemos tiempo y ver lleva tiempo, como tener un amigo lleva tiempo... Así que me dije voy a pintar lo que veo lo que la flor es para mí pero lo voy a pintar grande y se sorprenderán de tomarse tiempo para mirarla... O ´Keeffe, 1976