Exposiciones celebradas

MATISSE: ESPÍRITU Y SENTIDO

5 octubre 2001 - 20 enero 2002

El artista: Henri Matisse

Foto de Henri Matisse
Henri Matisse. Fotografía Man Ray
Henri Matisse (Cateau-Cambrésis, 1869 Niza, 1954) es quizá, con Picasso, el pintor más notable del siglo XX. Se le asocia siempre con el período que le hizo famoso: el de entreguerras. Se le liga a Niza, al Mediterráneo y al sol del sur. Matisse se convirtió en cabeza del grupo de artistas "fauves" que se unieron entre 1905 y 1907 para seguir después caminos diferentes. Matisse, mediante una determinada organización del espacio a base de planos de color, sugiere las distancias físicas, los movimientos y los sentimientos; y se sitúa en el punto de encuentro de las dos tendencias dominantes a finales del siglo XIX: el impresionismo y el simbolismo.

Opiniones del artista

Lo esencial de mi pensamiento no ha cambiado, pero ha evolucionado y con él mis medios de expresión. Debo decir que no me arrepiento de ninguno de mis cuadros y no pintaría de otro modo ni uno solo de ellos si tuviera que volver a hacerlo. Siempre he tendido hacia el mismo objetivo, si bien los caminos que he tomado para llegar a él no han sido nunca iguales.
Lo que más me interesa no es la naturaleza muerta ni el paisaje: es la figura humana. Sólo ella me permite expresar bien el sentimiento, por así llamarlo, religioso que tengo de la vida. No me entretengo en detallar todos los pormenores de un rostro ni en pintarlos uno a uno en toda su exactitud anatómica (...) Una obra debe llevar en sí misma todo su significado e imponerlo al observador antes de que éste conozca el tema.
Sueño con un arte equilibrado, puro, apacible, cuyo tema no sea inquietante ni turbador, que llegue a todo trabajador intelectual, tanto al hombre de negocios como al artista, que sirva como lenitivo, como calmante cerebral, algo semejante a un buen sillón que le descanse de sus fatigas físicas.
(...) El artista debe ver todas las cosas como si las viera por primera vez: es necesario ver siempre como cuando éramos niños; la pérdida de esta posibilidad coarta la de expresarse de manera original, es decir, personal (...) libro Sobre Arte