Exposiciones celebradas

GEORGES BRAQUE

27 septiembre - 2 diciembre 1979

El artista: Georges Braque

Foto de Georges Braque
Georges Braque, fotografiado por Man Ray
Georges Braque (Argenteuil-sur-Seine, 1882 París, 1963). Conocido principalmente por sus aportaciones, junto a las de Picasso, al cubismo analítico y sintético, su obra posterior al final de la Primera Guerra Mundial ha sido menos apreciada. Tras ingresar en el Liceo de Le Havre, en 1893, sigue cursos nocturnos en la Escuela de Bellas Artes de esa ciudad. En 1900 marcha a París donde estudia con Laberthe. Años más tarde se instala en Montmartre, estudia en la Academia Humbert y empieza a pintar. En 1906 expone en el Salón de los Independientes. De esa fecha datan sus primeros cuadros fauves. Conoce a Matisse, Derain y Vlaminck y a Guillaume Apollinaire; este último le lleva al estudio de Picasso donde ve Las Señoritas de Avignon. La amistad con Picasso se reafirma. 1909 es un año clave de su período cubista analítico. En 1914 la guerra le sorprende con Picasso en Sorgues. Es movilizado y herido, se le hace una trepanación. Tras un período de convalecencia, en 1917 vuelve a pintar. Entra en contacto con Juan Gris y publica Pensamientos y reflexiones sobre la pintura en la revista "Norte-Sur" de Reverdy. Desde 1919 expone en varias galerías, entre ellas en el Salón de Otoño.
En 1928 cambia su estilo. En 1933 expone su primera retrospectiva importante en la Kunsthalle de Basilea y un año después obtiene el Primer Premio de la Fundación Carnegie de Pittsburgh. El período de ocupación alemana (1940-44) lo pasa Braque en París. En 1943 se le reserva una sala en el Salón de Otoño. En 1947 expone por vez primera en la galería de su nuevo marchante, Aimé Maeght, y al año siguiente, se le concede el Primer Premio en la Bienal de Venecia, en la que se dedica una sala especial a Billar. En 1949 finaliza sus primeros cuadros de los Ateliers. Más tarde pinta el techo de la sala Enrique II del Louvre y en 1954, las vidrieras de la Iglesia de Varengeville. Muere el 31 de agosto de 1963 en París. Se celebran en su honor funerales nacionales delante del Louvre. André Malraux pronuncia el discurso fúnebre. Es enterrado en Varengeville.

Opiniones del artista

En arte sólo sirve una cosa: lo que no puede explicarse.
El arte está hecho para turbar, la ciencia tranquiliza.
No hay que pedirle al artista más de lo que puede dar ni al crítico más de lo que puede ver. Conformémonos con hacer reflexionar, no tratemos de convencer.
No es suficiente con hacer ver lo que se pinta. Hay que hacerlo tocar también.
Más que de copirala, tengo el deseo de ponerme al unísono con la naturaleza.
Escribir no es describir, pintar tampoco. La verosimilitud no es más que una apariencia engañosa.
No se puede estar siempre con el sombrero en la mano: por eso se ha inventado el perchero. Yo he encontrado la pintura para colgar de un clavo mis ideas. Eso permite cambiar y evitar las ideas fijas.
El cuadro está terminado cuando ha borrado la idea. La idea es la cuna del cuadro.
Con la edad, el arte y la vida se vuelven una sola cosa.