Exposiciones celebradas

NOLDE, VISIONES

3 febrero - 6 mayo 2000

El artista: Emil Nolde

Foto de Emil Nolde
Emil Nolde, c. 1917, en Berlín
Emil Nolde (Emil Hansen) (Nolde, Schleswig, 1867 Seebüll, 1956). De 1892 a 1898 enseña en la Escuela Profesional de St. Gallen (Suiza), dedicándose a la pintura desde ese año. Viaja a Berlín, Múnich y París. En 1906-07 forma parte del grupo expresionista Die Brücke (El Puente). El estilo post-impresionista y, particularmente, Van Gogh, Munch y Ensor influyen en la evolución de Nolde hacia un progresivo abandono del romanticismo naturalista. Nolde es el más abstracto de los pintores del grupo Die Brücke.
El arte de Nolde está íntimamente ligado a su tierra nórdica (tomó su apellido de su pueblo natal, Nolde, al norte de la región de Schleswig, en la frontera de Alemania con Dinamarca), solitaria y pantanosa, de impresionantes paisajes. Sus temas predilectos, además de las pinturas religiosas, son fundamentalmente los paisajes de campo y de mar, motivos de flores y naturalezas muertas. Durante un corto período de tiempo alrededor de 1910-1911, se interesó por los temas urbanos -Berlín-, pero casi siempre en escenas de interior: sus cafés, teatros y cabarets. También se interesó por los temas fantásticos y grotescos, quizá inspirados en las leyendas nórdicas de duendes y elementos demoníacos.

Opiniones del artista

Personalmente opino que mi arte, pese a viajes a muchas partes, está arraigado profundamente en el terruño, en la estrecha faja de tierra entre los dos mares.
Las manifestaciones artísticas de los pueblos primitivos son irreales, rítmicas, ornamentales, como siempre lo fue ese arte en todos los tiempos... incluso el primitivo arte germánico en sus orígenes... Incluso los cuadros que he pintado en los mares del sur no fueron producto de exóticas influencias sino que fueron en su sensibilidad y en su manifestación tan profundamente nórdicos y alemanes como lo fue nuestra vieja escultura y como lo soy yo.
Ser a un tiempo hombre de naturaleza y de cultura, ser divino y animal, ser niño y gigante, ingenuo y refinado, colmado de sentimientos y de razón, apasionado y sin pasión, vida chispeante y quietud silenciosa. Ahí está el artista capacitado, el que no está apegado a un solo aspecto, sino que crea máximo arte.
Quiero crear y hacer brotar mi arte como la tierra hace crecer el árbol.