Exposiciones celebradas

ROY LICHTENSTEIN 1970-1980

14 enero - 30 marzo 1983

El artista: Roy Lichtenstein

Foto de Roy Lichtenstein
El artista en la exposición ante una de sus obras.
Roy Lichtenstein (Nueva York, 1923-1997) es uno de los creadores del Pop Art, que él basó principalmente en la utilización del comic y del anuncio publicitario, elevados al rango de tema artístico. "Su trabajo- apunta Javier Fuentes en el Catálogo de Celebración del arte-, que muestra un giro radical a principios de los años sesenta al alejarse de la segunda generación de expresionistas abstractos, es uno de los que, de manera más emblemática, ha reflexionado en torno a la relación entre baja y alta cultura. Sus pinturas, en las que el recurso al punto y a la línea como signos pictóricos mínimos alude al puntillismo de las imágenes de la cultura popular (impresión en revistas y periódicos) han aglutinado temas tan divergentes como las viñetas de cómic o las obras de Pablo Picasso o de Piet Mondrian. Lichtenstein abre su mundo creativo a la sociedad en la que está inmerso, algo que le lleva a asociar temas que la cultura tradicional consideraría como radicalmente incompatibles."

Opiniones del artista

Es indudable que entre mi obra, mi manera de pintar y la publicidad hay una relación muy directa. A veces se me reprocha que con mi estilo contribuyo a hacer más aceptable esa publicidad y al incremento del consumismo. Pero existe una enorme ironía en mi trabajo; intento, por lo menos, asumir una postura crítica ante lo que represento, de ironía ante nuestra cultura industrial y el despliegue visual de la sociedad industrializada. Esto que en un principio parecía típicamente americano, hoy es ya un fenómeno internacional. De ahí que mi pintura pueda comprenderse en todo el mundo.
Cuando pinto a partir de un retrato, un bodegón o un paisaje, siempre tomo de ellos una imagen bidimensional. Y en esto, creo, hay algo de innovación. Claro que algo semejante hicieron, por ejemplo, Picasso con Velázquez recordemos Las Meninas- o Van Gogh con Rembrandt, por citar dos grandes artistas de vanguardia. Picasso se divertía con ello. También en mi caso hay humor e ironía cuando trato de hacer un falso Mondrian o un falso Picasso. Esa ironía es quizá hoy fruto de la crisis de valores y creencias, incluyendo la pérdida de la fe en el arte, en las instituciones, en la autoridad, etc., que lleva a interpretar todo con humor y distanciamiento.
Mi arte no es un mero ejercicio o juego literario. Cuando decido pintar un cuadro, quiero que el resultado sea algo artísticamente organizado. Es decir, trabajo seriamente, calculando, por ejemplo, la proporción adecuada de los colores. Me importa, aun más que la ironía, que la obra sea un todo organizado. Declaraciones de Roy Lichtenstein en la Fundación Juan March, enero 1983