Inicio > Arte > 

Ediciones de la exposición

Portada del catálogo
Portada del catálogo

Acompañan a la exposición una edición facsímil de uno de los libros infantiles ilustrados por Aleksandr Deineka (El electricista, de 1930) y un catálogo en dos ediciones, española e inglesa, ampliamente documentado e ilustrado, con contribuciones de una decena de especialistas y de conocedores de la vanguardia rusa, el arte soviético y Aleksandr Deineka: entre otros, Christina Kiaer, Ekaterina Degot, Boris Groys, John Bowlt, Manuel Fontán del Junco, Hubertus Gassner, Eckhart Gillen, Fredric Jameson, Alessandro De Magistris, Irina Leytes, Michael Hagemeister y Aage Hansen–Löve.

El catálogo reúne, además, una antología de textos y documentos históricos de entre 1913 y 1969: más de una cincuentena de textos, en su mayoría inéditos en español, presentados en edición crítica y en traducción directa del ruso. El lector encontrará en ella desde textos clave de la vanguardia rusa hasta las proclamas, manifiestos y polémicas del arte revolucionario y los documentos fundacionales del realismo socialista, lo que le permitirá —junto a las obras de Deineka— el acceso directo a las ideas de muchos de los protagonistas del periodo. Un detallado aparato crítico concluye la publicación, proyectada, como la exposición, para dar a conocer de la manera más completa posible tanto la figura de Aleksandr Deineka como su época: uno de los más desconocidos, fascinantes y controvertidos momentos en las complejas y permanentes relaciones entre el arte y la política durante el pasado siglo.


FACSÍMIL DE "ELECTRICISTA"

Textos de B. Uralski
Dibujos de A. Deineka


Portada de "Electricista" realizado por Aleksandr Deineka
Portada de Electricista

Dibujo de "Electricista"
Dibujo de Deineka de Electricista

Esta pequeña publicación, Electricista, muestra la brillante labor de Aleksandr Deineka como ilustrador de revistas y libros. Presentado aquí en edición facsímil, respetando su formato original. Elektromontiór, fue publicado en primera edición en 1930, y es uno de esos libros espléndidamente ilustrados con los que Deineka engrosa la rica tradición de libros infantiles tan típica de la vanguardia rusa y del arte soviético. Pero, más allá, su tema —la electricidad— es revelador, por la evidente continuidad entre la función de la luz en la poética de las vanguardias y en la que, en la praxis del sistema soviético, asumiría la electricidad, uno de los aspectos centrales de esa peculiar interrelación entre vanguardia y realismo socialista, de la que Deineka resulta tan modélico. Y es que los dibujos de Deineka escoltan aquí un breve poema de Borís Uralski que ensalza la figura indispensable del elektromontiór, del electricista, precisamente en los años en los que el primer plan quinquenal extendía la luz eléctrica —la base energética del socialismo según Marx, Engels y Lenin— por todo el territorio soviético, tratando de hacer realidad el célebre lema de este último: "el comunismo es el poder soviético más la electrificación de todo el país".


Ediciones de la exposición en la tienda