menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Inicio > Arte > 

América Fría11 de febrero - 15 de mayo de 2011

VIAJES DE IDA Y VUELTA

Osbel Suárez
Lienzo de Luis Martínez Pedro:Aguas territoriales n° 5
Luis Martínez Pedro: Aguas territoriales n° 5 – 1962
Óleo sobre lienzo

La modernidad en América Latina no debe entenderse de manera uniforme, sino más bien como un proceso dispar e inestable, con periodos de contracción y de expansión que no permitirían describirla de manera unívoca. De hecho, podría hablarse no de una sino de varias modernidades, con un desfase temporal y una asincronía tan relevantes que casi llegan a ser, también, una seña de nuestra identidad moderna.

Esta modernidad heterogénea, contradictoria y eminentemente urbana, tiene, en las primeras décadas del pasado siglo XX y en algunas ciudades como Buenos Aires, La Habana o São Paulo, una intensa producción cultural que busca y se afianza en lo autóctono para encontrar lo universal. No es coincidencia que estos países (Argentina, Uruguay, Brasil, Venezuela, Cuba, México) se convirtieran en destino de una extensa emigración europea que tuvo amplias repercusiones histórico–culturales en la vida de estas naciones y que las ciudades más comprometidas con la modernidad estén localizadas en el litoral próximo a la franja del Atlántico, zona más propicia al tráfico comercial y al intercambio con los países europeos. Otro de los aspectos que definen esta incipiente modernidad es que el fenómeno se reduce básicamente a las capitales, mientras que el interior de los países sigue aferrado a modelos y prácticas postcoloniales.

El lapso temporal en el que se establece el debate en torno a la abstracción geométrica en Latinoamérica coincide precisamente con el momento de los viajes de ida y vuelta al viejo continente de los protagonistas de esta historia, que influyeron decisivamente en sus futuras prácticas artísticas. Por aquel entonces, la mirada hacia Europa era obligatoria y conformó otro rasgo que nos identificaba como "modernos"; pero, tal como sucede con los espacios que abanderaban el proceso moderno en Latinoamérica, Europa también ofrecía un ámbito concreto para lo moderno, y hacia aquel lugar de eclosión de todas las vanguardias se dirigió el diálogo mayoritario de la intelectualidad latinoamericana. París —y no otra— era la ciudad a la que había que llegar, la que acogía y la que irradiaba un diálogo cultural que tuvo repercusiones muy superiores a las que pudo ofrecer cualquier otra ciudad europea. Madrid, en su calidad de capital del antiguo imperio que había colonizado América y estandarte de una lengua común que nos identifica —con la gran excepción brasileña—, no resistió el empuje cultural de la capital francesa y hasta París se inició una peregrinación de la clase intelectual y de una parte de la burguesía ilustrada que a la larga llegó a provocar cambios definitivos incluso en el perfil arquitectónico de las ciudades latinoamericanas.

Dos retornos, uno de ellos definitivo, el otro temporal, definen el marco cronológico de esta exploración por los meandros de la abstracción geométrica en América Latina. El primero de ellos lo protagoniza Joaquín Torres–García en 1934; el segundo Jesús Rafael Soto, cuando en 1973 regresa a su ciudad natal, Ciudad Bolívar, para inaugurar la primera fase del museo que lleva su nombre, un proyecto de Carlos Raúl Villanueva.

Curiosamente, los dos retornos tienen en París su origen, a pesar de que el punto físico de embarque de Joaquín Torres–García se localiza en el sur de España, en el puerto de Cádiz, poco tiempo después de su breve y desconcertante experiencia madrileña. Es con el retorno del artista uruguayo como este relato comienza, si bien es cierto que para Mario Gradowczyk la abstracción en América Latina tiene su origen un año antes, con la muestra de Juan del Prete en Buenos Aires.

(Extracto de Osbel Suárez, La abstracción geométrica en Latinoamérica (1934–1973): viajes de ida y vuelta, catálogo de la exposición)

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es