Inicio > Arte > 
Exposición en Madrid

LOS PAISAJES AMERICANOS DE ASHER B. DURAND (1796–1886)

1 octubre 2010 – 9 enero 2011

Un maestro del grabado

Declaración de la Independencia, 1820–1823.
Asher B. Durand, a partir de la obra de John Trumbull.
Declaración de la Independencia, 1820-1823.
The New–York Historical Society

La temprana carrera de Asher B. Durand como grabador se ha visto eclipsada en gran parte por su posterior fama como pintor de paisajes. Sin embargo, entre 1812 y 1835 llevó a cabo más de 230 grabados y en 1823 estaba considerado el mejor grabador de la nación.

Retratos de escala más modesta constituirían, en última instancia, la mayor parte de la producción de grabados de Durand. Estos retratos cumplían una función tanto privada como pública: la mayoría eran recuerdos personales de parientes, pero algunos también se interpretaban como imágenes de ciudadanos modélicos de la nueva república (hombres y mujeres) o representaciones de tipos norteamericanos únicos. Durand, al que le encomendaron hacer el grabado de diecinueve retratos para la National Portrait Gallery, lamentó el esfuerzo pedestre de dicho trabajo. No obstante, la continua demanda de este tipo de encargos, en última instancia, le ofreció un medio de transición para pasar de grabador de retratos a pintor de retratos.

Los grabadores de comienzos del siglo XIX también diseñaban y grababan monedas para los bancos norteamericanos. El grabado de billetes de banco era un negocio muy importante y lucrativo en la época, un negocio que reflejaba el progreso empresarial y económico de la nueva nación. Para fortalecer sus ingresos en 1824, Durand se unió a su hermano mayor Cyrus como socio de la empresa de grabado de billetes de banco.

Durante toda su vida mantuvo el interés por el grabado. Durand, el maestro del grabado adquiriría una soberbia habilidad para el dibujo y un excepcional dominio del detalle en sus cuarenta años como pintor del paisaje norteamericano.


(Extracto de Un maestro del grabado: Padres fundadores, billetes de banco y el gran desnudo norteamericano, por Marilyn S. Kushner y Linda S. Ferber)