Web oficial de la Fundación Juan March
Celebración del Arte. Medio siglo de la Fundación Juan March
LOS AUTORES Y LAS OBRAS
Henri CARTIER-BRESSON

Medio Siglo
Henri CARTIER-BRESSON
< anterior 1 2

Tríptico, 1974
Óleo y pastel sobre lienzo.
198 x 442 cm
Colección privada

Exposición monográfica del autor en 1983 Exposición monográfica del autor en 1983

Henri Cartier-Bresson (Seine-et-Marne, 1908 - Isle-sur-la-Sorgue, 2004) ha sido, sin ninguna duda, uno de los principales conformadores de nuestra comprensión visual del siglo XX. Sus fotografías, convertidas en numerosas ocasiones en postales o en pósteres, han logrado, al presentarse de forma masiva, determinar una estética que hoy ya reconocemos como histórica. Cartier-Bresson fue, por encima de todo, un fotógrafo profundamente comprometido con los temas que trataba, un autor que sabía que la cámara no es un reproductor pasivo del mundo, sino, más bien, una extensión del cuerpo del fotógrafo: un instrumento con el éste da forma emotiva e intelectual al mundo que le rodea. Así, describiendo su concepción de la imagen fotográfica, Cartier-Bresson afirmaba: “Para 'darle un significado' al mundo, uno tiene que sentirse involucrado en aquello que encuadra a través del objetivo”.

Las dos imágenes de la exposición, realizadas en los años treinta, resultan especialmente interesantes porque permiten una aproximación al Cartier-Bresson influenciado por las propuestas surrealistas de la época. No se trata tanto de que el sueño o el inconsciente determinen estas imágenes, tampoco de que en ellas se generen manipulaciones de montaje o revelado, como en el caso de Man Ray, sino de que en ambas aparece un interés explícito por el espacio cotidiano y por la singularidad de un momento que queda inmortalizado de manera “azarosa” en el negativo. Esta circunstancia se revela de un modo mucho más explícito en Madrid, una imagen en la que “el azar” controlado de la composición de la valla del fondo a base de círculos y columnas se intercala con la presencia de caminantes que rompen ese juego cromático del fondo, y en la que el cartel publicitario parece jugar ya con la presencia fotografiada de otros seres que nos miran a nosotros.

Texto de Javier Fuentes (catálogo)