Web oficial de la Fundación Juan March

UN RECORRIDO POR LAS VANGUARDIAS DEL SIGLO XX

[volver a principal]
La pincelada “moderna” de Manet, los temas cotidianos de Degas y Toulouse-Lautrec, el colorido encendido de Gauguin, la construcción analítica de Cézanne y la imagen diluida de las Glicinias de Monet nos introducen en los grandes problemas en los que se sumergió el impresionismo para transformar la mirada del hombre nuevo. Las experiencias del impresionismo y del postimpresionismo permitirán que, hacia 1905, se presenten en escena los fauvistas (Matisse) y los expresionistas de los grupos Die Brücke (Kirchner) y Der Blaue Reiter (Kandinsky y Jawlensky), así como la Sezession vienesa (Klimt, Kokoschka y Schiele). Estas intensas experiencias, extendidas por toda Europa, darán origen a otros movimientos como el cubismo (Picasso, Braque, Juan Gris y Léger) y sus derivaciones, tales como el orfismo de los Delaunay, el grupo De Stijl con Mondrian a la cabeza, el suprematismo de Malevich, la abstracción (Kandinsky y Klee), el dadaísmo (Schwitters) y el surrealismo, representado aquí por Magritte, Miró, Dalí y Max Ernst.

La complejidad de las vanguardias, su propia situación de cuestionamiento permanente, van a hacer que estas categorías y sus fronteras sean lábiles, y que surjan artistas con poéticas particulares, tal como sucede con los escultores Julio González, Giacometti y Calder, o personajes inclasificables como Cornell.

Las amenazas de guerra en Europa harán que muchos de estos artistas se vean obligados a emigrar a los Estados Unidos, de tal manera que, tras la segunda guerra mundial, el centro geoeconómico del arte se desplaza a la ciudad de Nueva York. Nuevas generaciones de artistas se polarizan, entre los años 50 y 80, en torno a dos corrientes, una heredera de los grandes movimientos europeos en torno a la abstracción, el expresionismo y el surrealismo, en la que se alinean De Kooning, Rothko, Pollock, Motherwell, San Francis y Diebenkorn, y otra, la que recupera la figuración dotando de nuevo sentido a las experiencias del dadaísmo, con figuras como Lichtenstein, Warhol, Wesselmann y Rauschenberg.