Web oficial de la Fundación Juan March
Otto Dix

UNO DE LOS ARTISTAS ALEMANES MÁS RELEVANTES DEL SIGLO XX

Otto Dix fue uno de los pocos pintores de la modernidad que se atrevieron a pintar la decadencia corporal. Se movió en el límite entre lo feo, lo repulsivo incluso,y lo cómico. La decrepitud, la dualidad de eros y muerte fueron los dos polos de su mundo y tema central en su obra. Poco antes de su muerte, en 1969, decía: “No es que yo me obstinase en mostrar lo feo. Lo que ocurre es que todo lo que he visto me resulta bello”. Para Dix, las categorías de lo “bello” y lo “feo” no tenían validez.

“A lo largo de su vida, Dix atravesó casi todas las etapas del ‘siglo de los ismos’”, señala Ulrike Lorenz en su ensayo del catálogo. “Realista, expresionista, dadaísta, maestro antiguo, pintor a la moda y ecléctico, obseso de la constatación y visionario, moralista o cínico... todo esto y mucho más fue Otto Dix. Celebrado como ‘acontecimiento fundamental’, calificado de ‘pintor reaccionario de temas oscuros’, desacreditado como inventor de ‘obscenidades contrarias a la moral’; él mismo se autocalificó de ‘proletario soberano’.”

“Como ‘hombre realista’, Dix siempre fue contemporáneo y testigo de su tiempo, afectado y observador. Sus cuadros son espejos y comentario a la vez. Dix elaboró y plasmó en ellos sus propias experiencias sobre la guerra y la gran ciudad, y sobre todo sus vivencias contradictorias con personas en situaciones extremas de todo el espectro social. En cuanto pintor, confiaba en lo visible... y en su aguda mirada: Ver solamente lo que está ahí, lo externo. Lo interno se patentiza espontáneamente. Dix toma la palabra a la apariencia, la desfigura hasta el borde de la reconocibilidad y la desenmascara como un contrasentido o engaño... no sin un ‘gusto por lo grotesco’. Sus retratos reflejan a la perfección el carácter del retratado. Sus grandes composiciones constituyen un diagnóstico implacable de su época.

“Durante toda su vida el artista se vio ‘entre dos aguas’. Su obra fue contemplada y valorada siempre desde ángulos opuestos: por la derecha y por la izquierda, en el Este y en el Oeste. Lo alabaron y lo malinterpretaron, lo condenaron y aniquilaron. Hoy, Dix está considerado uno de los más relevantes artistas alemanes del siglo XX. Su realismo comprometido y ambivalente continuará siendo explosivo.”
[Volver]