Web oficial de la Fundación Juan March
Otto Dix
Anunciación a los pastores

Anunciación a los pastores, 1942

El cese de Dix en la Administración en 1933 y su definitiva anatematización como artista “degenerado” en 1937 generan grandes cuadros alegóricos con una oculta crítica a la actualidad. En 1933 cristaliza además la tendencia al naturalismo histórico-artístico y, cuatro años más tarde, un cambio iconográfico hacia la temática cristiana. Mucho tiempo después de haberse familiarizado con la técnica pictórica de los maestros antiguos, Dix explora, siguiendo sus huellas, el tesoro temático de la Biblia. Dix desconcierta con su gusto por las distorsiones y la discordancia estridente, que, en el punto culminante de la Segunda Guerra Mundial, convierten el cuadro en un documento perturbador. El descenso de los ángeles desde el cielo ardiente desata la confusión al chocar con el mundo sombrío: la mano con la que saluda el ángel, de un tono cadavérico, está levantada en una especie de gesto de defensa; sus ayudantes se vuelven con terror pánico; la nube se convierte en un alud, la promesa divina cae sobre las personas como una fuerza de la naturaleza. Dix parece querer señalar la impotencia de la Buena Nueva “Paz en la Tierra”.
Textos: Ulrike Lorenz



< Anterior | Siguiente >