Web oficial de la Fundación Juan March
o
Otto Dix
Autorretrato fumando
Autorretrato fumando, 1914

En el destacado autorretrato de la obra temprana, Dix lanza por primera vez al observador su fiera mirada. El humo brota de su boca y de las ventanas de la nariz: pausa para fumar un cigarrillo en el estudio de Dresde. Probablemente este autorretrato no surge hasta la primavera de 1914, estimulado por la eclosión del expresionismo. Poco antes de la Primera Guerra Mundial, Dix, consciente de su valía en el dibujo y en la pintura, irrumpe como artista autónomo. Las imaginaciones delirantes del lector de Nietzsche se han convertido en realidades artísticas palpables. El Autorretrato fumando ya no es un ensayo estilístico, un juego de roles habitual, como lo eran los autorretratos de 1912 y 1913, sino que proclama la “mismidad” existencial: el desembarco en el presente con una variante personalísima del expresionismo. Dix manifiesta aquí de manera inequívoca su pasión por el arte, que, en sentido nietzscheano, “ya no necesita demostración alguna: se revela como un gran estilo”.
Textos: Ulrike Lorenz

Siguiente >