Web oficial de la Fundación Juan March
Autorretrato con Jan

Autorretrato con Jan, 1930

Nombrado en 1926 catedrático de la Academia de Bellas Artes de Dresde, entre 1927 y 1933 Dix vive uno de los períodos más felices de su difícil biografía. En 1928 nace en Dresde Jan, su hijo menor. Dos años después, Dix sienta al niño en su hombro y se autorretrata evocando una imagen de 1927 muy grata a su memoria: cuando el corpulento poeta Theodor Däubler, durante una visita a la casa de Dix en Dresde, colocó al bebé Ursus sobre sus hombros. Sin duda, en el Autorretrato con Jan, de 1930, Dix adopta la pose del porteador de la vida. El bracito que saluda de su hijo de dos años evoca el gesto de bendición del Señor del universo, al que San Cristóbal salva de los peligros de la época. “Él servía al más fuerte, al espíritu”, comenta Dix en 1938 de un boceto con el porteador de Cristo. Ese mismo año, en su exposición en Zurich, confronta el autorretrato con San Cristóbal I. La crítica de arte de la época reconoce de inmediato a “San Cristóbal–Dix” en la función simbólica del Salvador. ¿Acaso ya en 1930, tres años antes de su anatema como “degenerado”, proclamó Dix con sabia previsión la salvación del arte como una alegoría de la pintura?
Textos: Ulrike Lorenz



< Anterior | Siguiente >